Spin-off

Spin-off

domingo, 26 de marzo de 2017

Anarquía: Lo Ínvisible se Hará Visible

Washington D.C., Estados Unidos
Faye

   Lucrecia sonrió débilmente, le enterré aún más las tijeras, y reí al escuchar su grito de dolor.

-A que es peor cada vez-comenté, subiendo la mirada por su cuerpo cubierto de la sangre que brotaba de los cortes hechos por una navaja y los lapices y tijeras que le clavé-. Sanarás con más lentitud, pero no te preocupes, ya te dije que no dejaría que murieras todavía, te doy mi palabra. Personas como yo sí cumplen lo que prometen-sonreí-. Respóndeme, Lucrecia, ¿sabes quién es Amara?-dije un poco más seria.

-Cuando logre liberarme te devolveré lo que me estás haciendo-amenazó.

-Te corrijo: si logras liberarte-dije, dándole la espalda-. Ustedes le sirven a Luzbel, éste es padre de Amara así que sí debes conocerla. ¿De qué huye Amara, Lucrecia? Tiene qué ver con el hecho de que Amanda esté en vuestra mira, la chantajean con Luna, ¿qué quieren de ella con exactitud?

-Igual morirás en algún momento, probablemente por mi mano, así que escucha-susurró, la voz no le daba para mucho más-. Amara lleva en su interior el espíritu dormido de Asherah la Reina del Cielo y se rehúsa a participar en nuestros rituales para despertarla, no conocemos las razones que la hicieron cambiar de opinión cuando antes estaba de acuerdo para Ascender en el día señalado.

   Amara cambió de opinión, ¿tendría Ivel algo qué ver? Caín dijo que ella no quería ejecutarla como lo tenían previsto, era ese el motivo por el que ella y su hermana estaban en Assiah, buscaban a Amara para ejecutarla.

-¿Qué quieren con Amanda?-pregunté.

-Sólo hay una persona más en esta época que, estamos seguros, puede resistir un ritual de transferencia, despertar y ascensión, esa es ella. Amanda es elegible, desciende de Luzbel de forma directa, es su nieta y nos hemos encargado de que la oscuridad crezca en ella, tantos traumas desde el momento en que su madre biológica y su padrastro fueron asesinados frente a sus ojos, su trágica historia no es casualidad, era un comodín por si algo ocurría con Amara.

   Causar traumas a sus víctimas desde una edad temprana para luego usarlos en algún ritual de sangre, volverlos asesinos, psicópatas. Así funcionaban los métodos de Contra Mundum.

-No creo que haya una frase o palabra gatillo para usar a Amanda, no es manipulable-sonreí.

-Con Amanda no  necesitamos esas cosas para atraerla y que acepte sin más, es hábil, tiene una mente fuerte, ni falta que hace una palabra gatillo cuando tiene una única debilidad-sonrió Lucrecia.

-Luna Giraldo-susurré.

-Luna Giraldo-repitió ella-. Su hermanita pequeña, la única familia que creía que le quedaba después de perder a su madre y padrastro, después de ser abandonada por su padre a quien desprecia. Luna Giraldo, la preciosa clave para volvernos inmortales aunque sea de esta forma tan grotesca.

-Un momento, dijiste que Amy era elegible, ¿qué hay de Luna y ahora Sahar? Sabían de la existencia de la primera pero no de la gemela que vivía con Caín.

    Lucrecia tosió en medio de una risita, su rostro se ensombreció de pronto casi rayando en el miedo.

-Luzbel no quiere que toquemos o miremos siquiera a la gemela que responde al nombre de Sahar, no ha querido decirnos por qué-dijo, mirando hacia un lado.

    Tal vez se deba a la inmortalidad perfecta de Sahar, siendo lo que es ¿acaso rechazaría el espíritu de esa Reina del Cielo? Además Sahar tenía a su favor que no había hechizo que le afectara, ¿eso incluía eventos ritualísticos, o no?

-¿Señorita Vesper?-dijo Pierce, asomándose a la puerta. Me volví y esperé a que hablara-. Disculpe la intromisión, Eminencia, pero tiene visita.

-¿Quién es? No le dije a nadie dónde estaba.

-Será mejor que baje.

   Chasqué la lengua.

-Enseguida voy-dije. Giré para mirar a Lucrecia-. A dormir, seguimos jugando cuando despiertes-reí, rompiéndole el cuello que en cuestión de dos horas sanaría.

   Bajé las escaleras, enarqué las cejas al ver de quién se trataba; su pelo castaño oscuro con el usual peinado estilo chico malo, alborotado, chaqueta de cuero sobre una camisa blanca, y una mochila al hombro. La mandíbula cuadrada del caballero se tensó un poco y luego esbozó una leve sonrisa cuyos ojos azules acompañaron.
-¿Qué demonios está pasando, Faye?-preguntó en cuanto salté el último escalón-. En mi hotel me informaron que habías ido y saliste con una de mis huéspedes, mi teléfono móvil dejó de funcionar hace unos minutos así como mi reloj que se detuvo, Amanda da mucha información en un vídeo que subió a la red y luego desmiente todo, se crea todo un alboroto tras descubrirse que "Vládimir Bélikov" tiene tres hijas entre ellas Amanda, la supuesta hija de Matthew Carlysle, éste muere y luego resulta que no y reaparece más joven, muere Viktor Strauss, llueve sangre, y otras anormalidades más ocurren como el hecho de que son las nueve de la mañana y afuera está oscureciendo.-Fruncí el ceño cuando dijo esto último, lo hice a un lado y salí. Era cierto, el cielo estaba muy oscuro como si se aproximara una gran tormenta, lo que no era del todo falso, tormenta venía-. Estoy aquí porque estoy seguro de que serás quien me ponga en situación, ¿sabes algo que yo no, Faye?

-Beber sin embriagarme-respondí, entrando y cerrando la puerta.

-Nada de bromas, por favor-dijo, poniendo los ojos en blanco.

   Lo empujé escaleras arriba.

-El apocalipsis es ahora, señor Alyosha, prepare a sus tropas.

   En el camino hacia el dormitorio donde tenía a Lucrecia le expliqué lo que sabía, desde la ayuda que pueden o no brindarnos Azana y su hermana como lo que Lucrecia me había dicho recién.

-Azana e Ivel Morningstar-susurró para sí mismo.

-¿Les conoces?-pregunté, sentándome. Lucrecia seguía desmayada.
     Velkam bajó la mirada, abrió la boca pero no emitió ningún sonido. Unos segundos de silencio antecedieron a su respuesta.

-Desde casi dos siglos enteros antes de conocer a Sahar, yo....-levantó la mirada-....yo era un niño, el favorito de Ivel, Amshel y su madre, me ayudaron mucho durante el período que vivieron aquí en Assiah-respondió-. Cada cierto tiempo vienen y viven entre los humanos, me tocó la fortuna de conocer a dicha familia. No supe de ellos después de su regreso a su hogar.-Miró a Lucrecia-. Quien me desagradaba era Azazel, Rey Grigori y padre de Azana y sus dos hermanos, Ivel y Amshel; Azazel me daba mala espina, y dada su historia no es de extrañar que cualquiera que le conozca desconfíe de él.

-Siguió a Luzbel en la rebelión contra Eloah-asumí.

-En realidad sólo ellos saben cómo ocurrieron las cosas, nosotros sólo conocemos las historias de un libro que ha sido manipulado y convertido en una agenda que siguen al pie de la letra personas como ella-dijo Velkam, señalando a Lucrecia-. Creo que hay mucho más detrás de esa familia y Bisha está justo en el medio.

    Sahar siempre ha sido la prioridad del Demiurgo Titiritero, no del Demiurgo Creador Eloah Yahvéh, dos entes distintos eso es seguro. ¿Y si el Demiurgo Titiritero no es en realidad un Dios sino un aspirante a serlo?

-Agenda que además les ha servido para crear la religión-continuó Velkam-, y mantener al mundo dividido: Creyentes y no creyentes. Porque dividiéndolo el ser humano estará ocupado peleándose unos con otros que ni cuenta se darán que es lo que quieren, alimentan a la oscuridad, alimentan sus rituales.

-Azazel-susurré. Velkam enarcó una ceja-. Sahar y Circe descartaron hace tiempo que Luzbel tuviera qué ver con la entrada de las quimeras a Providencia, y el control que tenían Seth y Freyja sobre ti. Hay alguien que ha movido los hilos de todo, Velkam, ¿recuerdas que hemos manejado esa teoría por años? Alguien que no se muestra, ni Freyja ni Seth llegaron a ver su rostro.

-Hablaba a través de vasallos-dijo el hombre, asintiendo.

-Tiene dos caminos, planes de respaldo-dije, poniéndome de pie-. Y hay un motivo por el que no actúa él mismo sino usando a otros, aunque Luzbel también lo hace éste debe ignorar algo que el otro tiene bien presente y necesita a Sahar, la inmortalidad de Sahar; no puede ser Luzbel porque Lucrecia misma dijo que no les permite ni mirarla y mucho menos tocarla. Tiene que ser Azazel, Velkam, y debemos avisarle al resto, sus hijas no deben ser confiables.

-No creo que Ivel y Azana apoyen lo que ha hecho o tenga pensado hacer, adoran a su padre, pero....
-Son familia, Velkam, si no me fié de ellas cuando aparecieron buscando a la tal Amara, menos me fío de ellas ahora que sospecho de su padre.          
     Velkam dio muestras de estar afectado por la posibilidad de que sus amigas apoyaran la cruel empresa de su padre. Puse mi mano en su brazo izquierdo, asintió respondiendo así a mi silenciosa pregunta de si se encontraba bien.

-¿Dónde está Nina?-pregunté.

    Él se aclaró la garganta antes de responder.

-Inglaterra, está en Londres.

-Sahar también está en Londres, espero que estén juntas, con eso de que hay una revuel....ta.....-fui bajando la voz al escuchar el sonido de los cristales de la ventana al estremecerse-. Está temblando.

-Hace rato también pero fue apenas perceptible.

    El temblor subió de intensidad y paró sin causar destrozos.

-Espero que no hayan causado la ira de Bisha-comentó Velkam.

-Sahar ya se controla un poco, esto no lo causó ella, de haberlo causado la casa no estaría en pie.
-Cada vez me intriga más esa Sahar-comentó un hombre en medio de una sonrisa burlona. Se hallaba sentado en un sillón a las espaldas de Velkam, vestía de negro y sus finos rasgos como sus azules ojos se asemejaban a los de Azana.

-Amshel-dijo Velkam, quien se había girado y asombrado por la presencia de quien ahora sabía era hermano de Azana e Ivel.
   El esbelto hombre se puso de pie y se acercó a Velkam, lo abrazó como un padre abraza a su hijo, lo vi en la expresión de dolor y culpa en su faz, ambos producto de no haberse acercado a Velkam durante demasiado tiempo, era lo único que se me ocurría; me causó tristeza ver a Velkam aferrarse así a ese señor que parecía de su edad, debió quererlo mucho cuando era niño.  
-No preguntaré nada sobre la mujer torturada, o sobre por qué hay cadenas en esta habitación-rió el recién llegado, separándose de Velkam. El comentario fue hecho para quitarle importancia a la emotiva escena-. Aunque lo de las cadenas......
-No es asunto tuyo-repliqué, cruzando los brazos.

-Ella es Faye Vesper-me presentó Velkam-. Faye, éste es Amshel Morningstar, Príncipe Grigori.

-Y casi su padre-añadió el hombre, Velkam sonrió. 

  Amshel extendió su mano, no la estreché porque era otro hijo de Azazel, junto a Azana e Ivel no era difícil sospechar de sus intenciones.

-Discúlpala-le dijo Velkam al ángel nada más ver mi actitud-, no es nada personal, pero antes de tu llegada hablábamos de la posibilidad de que tu padre.....

-Ya-interrumpió Amshel-. Es un hecho, es por lo que he venido. Eloah Mikhael murió y mi padre lo sucede en el trono, ganó, Velkam, jugó sus cartas y ganó.-Golpeé el escritorio-. Estuvo oculto de todo y todos, ganándose el favor de los Elohim, no le importó el perdón que Eloah Yahveh le concedió, lo echó por tierra; nos ha dicho a mí y a mis hermanas que lo acompañáramos a restablecer el orden en Assiah en cuanto diera la orden porque primero los dejará sufrir, los días serán noches, y las noches serán más oscuras, si antes había caos ahora será peor.

-Tenemos que avisar al resto y defendernos-dijo Velkam.

-Estoy dispuesto a ayudarles-sonrió con amabilidad Amshel-. Mis hermanas por otro lado......

-¿Aceptaron?-preguntó Velkam, incrédulo.

-Nuestra madre amaba a los humanos, ella llegó a ser una de ellos, e irónicamente murió a manos de los mismos seres que amaba. Ivel y Azana no desaprovecharán esta oportunidad, sienten aversión por éstas criaturas debido a eso, si han aguantado y los han cuidado hasta ahora fue por Mikhael, y Eloah Yahveh, ahora no hay nadie que las detenga; mi padre las convenció, no tuvo que hacer mucho-susurró.

    El mismo dolor de antes cuando abrazó a Velkam se reflejó en su rostro mientras pensaba en sus hermanas.
   Yo tenía algunas preguntas rondando por mi cabeza, pero no las hice porque no era el momento, debíamos llegar con Sahar, y dar aviso a los demás sobre quién ha estado actuando en las sombras.
    Con la ayuda de Amshel, Velkam le quitó las cadenas a Lucrecia. Le inyecté más verbena para el camino, el ángel no podía orbitar, sus habilidades fueron restringidas por Azazel antes de exiliarlo a Assiah a sufrir junto con los humanos. Amshel era un traidor a los ojos de los Elohim, fue acusado por su padre de haber fraguado un golpe en contra de Mikhael y ninguna de sus hermanas le defendió.

-Las conozco a ambas-dijo cuando íbamos en el helicóptero rumbo a Seattle-, no creo que sólo sea por su aversión a los humanos, no las veo no tomando represalias contra quien no negó ser el verdadero autor del golpe a Mikhael. Azazel tiene a todas las Legiones angelicales bajo su mando sin contar a los prisioneros encadenados al abismo, nos superan en número, si los tres nos oponíamos a su proclamación como Eloah ahora mismo estarían aquí acompañándome.-Él mismo intentaba creerse lo que decía-. Cuando murió nuestra madre y vimos el destrozo que causó en Ivel, Azana y yo juramos quedarnos a su lado, protegerla, ser lo que necesitara. De cierto modo me alegra que estén juntas, los tres no podíamos oponernos; posiblemente la decisión de Azana fue basada en el amor por nuestra hermana pequeña-reflexionó.

-Entonces la mala es tu hermana pequeña-comenté.

   Amshel me fulminó con la mirada.
   Lo ignoré y observé por la ventana el cielo pintado de gris, pronto nos vimos aterrizando en el helipuerto de Escala.
   Lucrecia despertó cuando llegamos al apartamento, para entonces sus heridas habían sanado pero seguía débil; Velkam la depositó en el sofá, afuera la lluvia arreciaba, y por cómo iba no podíamos salir todavía del edificio.
   No le quité la mirada de encima a Lucrecia, la noté melancólica, en sus ojos había un dejo de agonía. Cuando se dio cuenta de que la observaba su expresión cambió a una de supremo hastío.

-¡Eres un traidor, Velkam!-exclamó.         
-No puedo ser considerado "traidor" cuando nunca estuve de vuestro lado, se le llama actuar, merezco uno de esos estúpidos Oscares-contestó Velkam desde un sillón opuesto al sofá donde ella se encontraba.

-Púdrete-replicó Lucrecia. Entonces miró directamente a Amshel-. ¿Quién es él?-le preguntó a Velkam, Amshel estaba cerca del balcón de espaldas a nosotros.

-Amshel, hijo de Azazel, Rey Grigori-respondió el mismo hombre-. Aunque por ahora un exiliado y repudiado hijo-dijo de camino al bar-. Eres Lucrecia, joven matriarca de la familia Zarasúa, la hermanita menor que entregó su cuerpo y alma a los juegos maquiavélicos de su estirpe y la sociedad secreta que ayudaron a fundar, sacrificándose por un hermano mayor a quien amaba, deshumanizándose en el camino.-Velkam y yo nos miramos sorprendidos ambos por las palabras de Amshel-. Lo sé porque he vigilado los pasos e interferido en secreto en algunos de vuestros planes, fui yo quien impidió que transfirieran el espíritu de tu antecesor a tu cuerpo por medio de urushdaur. Agradéceme cuando quieras, que sino serías peor de lo que eres hoy.

    Amshel se llevó su vaso a los labios mientras éstos esbozaban una pícara sonrisa.  

    















       
     



Londres, Reino Unido
Sahar

    El Príncipe Grigori hizo amago de sacar la espada que llevaba al cinto, pero en él no percibí intención de atacarnos. Se hincó en una rodilla levantando el arma con ambas manos y con la cabeza levemente inclinada hacia abajo en una clara reverencia; Nina me miró dubitativa, Erza se había reunido con nosotras y preguntó en un susurro que por qué hacía eso.

-Príncipe Grigori Armârôs, Sorcxoj Breaker, se postra ante usted y entrega su espada, concédame el honor de volver a ser parte de su comitiva, m'Lady-dijo con voz segura, un tono rasposo, bonito. La gente a nuestro alrededor miraba al moreno príncipe de largo cabello oscuro con miedo e interés a un tiempo.

-Ellitiĝi bonvolu-dije, pidiéndole que por favor se levantara.
    Siguió mi educada orden, se lo veía confundido, despistado.

-Disculpe, m'Lady, ¿pero dónde me encuentro? ¿Qué año es éste?-preguntó.

-Estás en Assiah, específicamente en Londres, Reino Unido. Es el año 2016 de la Era del Reinado de Luzbel-respondí, viendo cómo devolvía la espada a su funda.

   Hizo una mueca de desagrado, la información no le gustó nada.

-Perdóneme por haber abandonado mi lugar a su lado, m'Lady, no debí seguir a Azazel y a Luzbel, cometí un grave error al hacerlo; me arrepiento desde mi corazón, desde mi alma, mi deber era cuidar a estas criaturas amadas por Eloah. No ayudar a corromper a los hijos predilectos del Padre.-Bajó la cara decepcionado de sí mismo-. Estamos en guerra, por lo que veo-dijo, mirando la destrucción y a los heridos con curiosidad-. ¿Se ha descubierto lo que Azazel le hizo?

-¿A mí?-le pregunté, enarcando una ceja.

     Miré a Nina y a Erza.

-Bisha, viviste antes de que todo esto fuese posible-agregó Armârôs.

-Y el rompe cabezas gana nuevas piezas-susurró Erza.

      



Continuará....