Spin-off

Spin-off

martes, 7 de julio de 2015

Impotencia... y Decisión...




    
      Pasé la noche abierta en cuerpo y alma para él, sólo para él porque me negaba a ser de otro...
    Me negaba a ser invadida por alguien que no fuera él....
    Nadie despertaría mi alma como él lo ha hecho...
    Nadie entendería a esta loca como Bastian lo hacía....
    Y si nos compenetramos en tan poco tiempo es porque así debía ser, porque así estaba escrito....
   Su cuerpo fue mío antes.... Y lo es esta noche.... Y lo será cada noche...
   Lo sentí entrar y salir de mí con ímpetu, estaba enfadado, necesitaba calma... Y el sexo nos era tan sagrado que en aquella danza que practicamos toda la noche nos envolvía la paz.... Valga la hermosa ironía.... Ambos dábamos guerra...

-Te quiero mía...-dijo mientras me poseía desde atrás...

-Tuya...¡Ah! Tuya... Sólo tuya...

    Me apretó a él, cogiendo mis pezones... Pellizcando... Invadiendo mi boca con su lengua... Mi espalda pegada a su pecho... Mi culo empalado por su polla... Y él tan mío... Y yo tan perra para él... Sólo con él quería, podía, me salía natural, espontaneo....ser así...

-Devóra(me) esta noche... Quiero despertar agotada... Sonriendo al recordarte dentro de mí...-susurré contra sus labios.-Oh oh, Bastian...-Sentí sus dedos acariciando mi sexo.- Quiero despertar adolorida a causa de la batalla... Quiero ser de ti...

-Provoca(me)... Sigue provocando, nena...

     Se detuvo, salió de mí para ponerme de frente a él. Encantada en su mirada lo masturbé un poco, busqué su boca...

-Te amo....-dijo...

-Te amo...

    Me cargó, sentí el cristal de la ventana a mí espalda.... Y entró en mí, despacio.... Sus azules ojos llenos de perversidad y ternura, esa mezcla tan de él, se quedaron en mi mirada; mi reflejo era hermosamente irreconocible...
  Y empezó a moverse...dentro fuera...dentro fuera.... Despacio... Mordió mi cuello... Sus manos rozaban mi piel, acariciando, erizándome.... Su lengua lamiendo allí donde mordía... Le pedí más...más.... 
Era la maravillosa mezcla del instinto animal, y el amor que me tenía...que nos teníamos...
La noche era nuestra... 
La noche era eterna... 
Y nosotros eramos eternos con ella....
    
















*



Ahora...


     
 Soltó el arma que había sacado, cayó de rodillas frente a mí... Un hilo de sangre corría desde su boca... Una herida en el pecho....
    No supe de dónde vinieron los disparos, pero se oyeron dos, tres, cuatro más... Aunque no en nuestra dirección.
    Yo ya no escuchaba nada, mis piernas reaccionaron y me arrodillé con él. Lo acosté e hice que recargara su cabeza en mis piernas.

-Luna....-Alcanzó a decir.

-Shhhh, no digas nada, no...

    Puse mis manos en su herida, y empecé a gritar como una loca por ayuda.

-No llores, Reina del Hielo...

-No hables, maldito acosador.

   Él rió, le costó pero rió...

-Me voy a morir, mi Luna....

-No, no voy a dejar que eso pase. Yo no puedo perderte.

   Piotr corría hacia nosotros, eso me alivió. La ayuda, no verlo a él.
    Sin hacer preguntas cargó a su hermano, no recogí el arma que Sebastian había dejado caer, y Piotr la ignoró. Busqué con la mirada algún indicio del francotirador que le disparó a Bastian pero no había nadie, no vi a nadie, sólo lápidas, mausoleos familiares y árboles. 

-¿Qué fue lo que pasó?-pregunté, viendo a la gente dispersa.

-No hubo más heridos que Sebastian, pero lo que acaba de ocurrir fue un vil atentado perpetrado sabrá Dios por qué y por quiénes.-explicó el rubio, se parecía mucho a su padre, tenía ese porte de prepotencia.

   Mi tío acudió a nosotros, dijo que Maura estaba bien, que se encontraba en la iglesia con Paloma, la madre de ésta y Vit. Vi a Amanda de reojo, estaba con sus padre y hermano, hizo amago de acercarse pero miré al frente y negué con la cabeza. Que entendiera que midiera su comportamiento frente a los buitres. No vi a Viktor por ninguna parte.
   Enrique y Piotr subieron a Bastian a la limusina que nos trajo aquí. Piotr se quedó con la excusa de avisar a su padre, Enrique fue quien me acompañó al hospital; Soren condujo como un poseso. 
   Bastian seguía con vida, agradecí al cielo que fuera así, no sabía cómo pero luchaba.....

-Esto fue para él nada más.-comentó mi tío.

-¿Por qué lo dices?

-Porque no hubo más heridos, y me da la impresión de que los últimos disparos fueron hechos al aire....

   Eso me hizo pensar.... Enrique debía tener razón, si bien es cierto que el único con herida de bala era Bastian...

   Enrique me acompañó en la sala de espera, llevábamos sólo veinte minutos de haber llegado cuando vi a Declan pasar delante de mí acompañado de otros dos hombres de traje.

-¿Qué hacen aquí?-preguntó Enrique, reuniéndose con ellos.

-El señor Strauss ha dado órdenes de trasladar a su hijo a Berlín.-dijo Declan.

-¿Qué?-musité.

    Declan no dio más explicaciones y se marchó con sus trajeados compañeros.

-Esto no puede ser posible...-dije, la ansiedad me embargó.

-Es su padre, no podemos hacer nada. Regresemos a Madrid, coges algunas de tus pertenencias, y pagaré tu vuelo a Berlín, cariño.

   No me quedaba más remedio, pero tenía que hacer algo antes, así que corrí por el pasillo en busca de Declan. Mi tío no me siguió, pero sí lo escuché llamarme; casi me doy de bruces con Declan quien venía saliendo sólo de una habitación, me cogió de la muñeca y me hizo entrar.

-Fuiste tú, ¿verdad? En el cementerio, eso quería decir ella....

-Escúchame atentamente, Luna; Viktor Strauss vendió su alma a cambio de poder, de riquezas y para pagar la deuda debía entregar a sus dos primeros hijos, por eso hizo de Niklaus CEO de su empresa y lo envió a espiar SaharGlobal, si lo descubrían qué más daba, su hijo ya estaba marcado para morir. Y Sebastian, ayer le dijo a su padre que te llevaría lejos, a ti y a Vit, eso enfureció al monstruo y me ordenó dispararle. ¡Tenía que hacerlo, que sino sospecharía!

-¡¿Pero a matar, Declan?!-exclamé.

-Debía ser certero, fallar significaría descubrirme. Ahora todo depende de....

   Empecé a golpearlo en el pecho, él no hizo nada, hasta que me abrazó.

-Esa gente viene jugando con fuerzas inimaginables desde hace mucho. Un sacrificio así es menos que nada para Viktor; Sebastian vivirá, confía en mí.

    Me calmé, y lo empujé.
  La rabia crecía en mí....
   Declan cogió su móvil, lo estaban llamando; caminé, inquieta por la habitación mientras lo oía. Por lo visto era Viktor.
   En cuanto colgó me miró.

-Quiere que te lleve con él, Viktor quiere verte ahora.

    El maldito no se anduvo con rodeos después de saber a su hijo entre la vida y la muerte....
































*
    


  Poco antes...




     >>De camino a la habitación de Bastian, vi a Declan en el pasillo. Me hizo señas para que lo siguiera, y fui con él, me extrañó.

-¿Qué haces aquí?-pregunté, entrando detrás de él a una habitación.

-Tenía que presentarte a alguien....

    Se hizo a un lado y vi a dos mujeres paradas cerca de la ventana, una de ellas era rubia y se veía que era hostil. La otra era morena, y no necesité más que un asentimiento de Declan para saber quién era....

-Sahar Cassul, ésta es Luna Giraldo.

   Sahar se volvió.

-Espero hayas pasado una muy buena noche con tu amado, nueva hermana que ignoraba que tenía..... Estoy ansiosa por empezar con el juego.

-Esperen, necesito tiempo. Tengo que estar a su lado en el funeral.-dije, saliendo de mi ensimismamiento, ¡qué era como verme al espejo!

-Dudas, estás dudando, pero si es necesario, lo tendrás....

   Unos minutos frente a Sahar fueron suficientes para darme cuenta que no tenía sentimientos..... No pensaba en consecuencias, sólo en actuar...
    Nueva hermana....<<




















*



   Ahora...



   
    No entiendo a los seres humanos, ambición, dinero, más dinero, más bienes materiales... 
  ¿Cuando es suficiente para ellos? Sólo una abominación es capaz de hacer un trato y ofrecer como sacrificio a sus hijos para pagar la deuda.
   Esta imperfección de Dios, ¿sería a propósito?
   Salí de la habitación de hospital con Declan siguiéndome los pasos.
   Tío Enrique me esperaba junto a Amanda, ésta, al ver a Declan detuvo los pasos que había empezado a dar hacia mí.

-¿Adónde van?-inquirió sin quitar su mirada asesina de su amado.

-Viktor quiere verme, es posible que me lleve consigo a Berlín, no quiero despegarme de Sebastian.

-No, de ninguna manera dejaré...

-Amanda, déjame tomar esta decisión. Cuando elegiste por mí el resultado fue nuestra separación, no quiero eso con él, no quiero separarme de él ahora.

    Mi hermana buscó apoyo en mi tío, y luego en Declan.

-La cuidaré, te prometo que no le pasará nada, Lluvia.

    Amanda asintió, me abrazó susurrándome un: "Ten cuidado", al oído. 
  


  Y luego abrió paso para que me fuera. 

    Al fin tendría un cara a cara con Viktor Strauss.... Solos él y yo....