Spin-off

Spin-off

jueves, 2 de julio de 2015

En el Nombre del Padre....




.....la muerte del hijo...




    Ahora....
    Madrid, España....


     Fue difícil decirle a Vit que su padre había fallecido, como difícil fue mentirle al respecto. Una falla en el jet de la empresa cuando venía de regreso; no escapé al llanto al verla llorar, Luna me acompañó todo el tiempo y nos abrazamos a la nena para hacerla sentir que no estaba sola, porque de hacer falta yo la acogería. No permitiría que Vit cayera en las garras de mi padre.
   Nos quedamos con ella hasta que se quedó dormida; Luna se sentó conmigo en el sofá que estaba en la habitación.
   Tenerla cerca en este momento tan doloroso para mí, fue una bendición.

-¿Por qué nuestra historia de amor no fue sólo eso? Cursi, rosa, sin más sufrimiento que el que nos causara tu ex mujer.-comentó, entrelazando su mano con la mía.


-¿Porque mi ex mujer es tu hermana mayor?-sonreí. Ella me dio un codazo, luego se quedó en silencio, pensativa.-Tú no tienes culpa de nada, Luna, no quiero que pienses en ello.


-No dejo de sentirme como si sí tuviera culpa, aparecí en tu vida y mira en lo que se ha convertido.


-Apareciste en mi vida porque necesitabas ser salvada antes de caer por un abismo del que es difícil regresar. Estabas al borde, Luna....-Besó mis labios con esa delicadeza suya, para callarme.-De no conocernos esto igual habría pasado, mi padre ya tenía planeado enviar a Nick a la boca del lobo.-alegué cuando se apartó de mí; ella asintió, entendiendo y dejó que cogiera sus manos entre las mías.-El cuerpo de Nick será trasladado esta noche, padre no quiere que el gobierno norteamericano lo ayude con las investigaciones, claro ¿qué van a investigar si mi hermano entró a SaharGlobal para hacerles un favor a ellos también? Así que son más culpables que quienes lo asesinaron. 


-¿Dónde será sepultado?-inquirió, después de darme un beso en la mejilla.

-En Asturias, su mujer está sepultada allí.

   Luna volvía a mostrarse distante, como cuando la conocí. La tristeza en su oscura mirada me partía el alma, por más que le dijera que ella no tenía culpa de nada, no dejará de sentir que sí.
     Su móvil sonó, advertí que era su madre por la cara que puso al ver el identificador. Aún no ve del todo superada esa situación; tuve una idea al momento, me encargaría de reunirlas para que hablaran al respecto. Yo sé que su madre no la odia por la muerte de su padre y su hermana, adoptivos.
   Antes de que contestara le dije que iría a reunirme con mi padre, el viejo quería que almorzáramos juntos.

-No cometas una tontería, Bastian, ve con calma.-pidió.

-Intentaré controlarme, amor. No sé cuánto pueda soportar ver la cara de mi padre, sabiendo que él propició la muerte de mi hermano.

   Besé el interior de su muñeca, allí donde estaba la maldita cicatriz causada por una quemadura de cigarrillo. De cuando mi niña era tan pequeña como para defenderse de los monstruos.
   Ella se quedaría con Vit hasta mi regreso.

    Durante ese trayecto al chalet traté de mentalizarme, no podía salirme de mis casillas frente a mi padre. Amanda tenía razón, un desliz de esos y todo se viene abajo; Viktor descubriría la verdadera identidad de Luna y sólo la pondría en riesgo.
   Bajé del coche, cerré la puerta y levanté la mirada hacia el cielo. Si existe un Dios espero que me dé toda la paciencia del mundo en este encuentro, sin embargo, de existir un Dios también existe un Diablo y yo lo llevaba dentro. 
   Entré y me dirigí al comedor, mi padre me esperaba sentado a la mesa. Sólo seríamos él y yo, pregunté por mi madre a quien Amanda había traído horas atrás, junto con Paloma. Papá respondió que se encontraban en la habitación de mi hermano, fingió que le dolía hacer mención de él; con un gesto me invitó a sentarme, la comida ya estaba servida. Cogí una copa y bebí del vino que el mayordomo vertió en ella, no aparté la mirada de mi padre.


    ¿Cómo se puede estar tan calmado? Su fría mirada seguía cada uno de mis movimientos.

-Quisiera tener esa actitud tuya ante lo que nos ha pasado, padre.-comenté.

-No podemos perdernos, debemos mantenernos tranquilos, la prensa nos está comiendo vivos allá afuera con cada titular absurdo que sacan.

-Titular absurdo.-repetí, sé que una sonrisa irónica se deslizó por mis labios.-¿A qué se debe la muerte de mi hermano, padre? ¿Quién pudo ser tan vil para cometer ese acto contra un Strauss? Sé que tienes infinidad de adversarios, pero ¿alguno se atrevería a ello? 

-¿Hay algo que quieras expresar, Sebastian?-preguntó, dando un sorbo a su bebida.

    Control, Sebastian... Control....

-Sólo quiero saber por qué el cuerpo sin vida de mi hermano colgaba desde un edificio en Nueva York, quiero saber quién tiene la culpa.-dije, pensar en Luna ayudaba a mantenerme calmado.

-Yo me encargaré....

-No padre, ya me cansé de oír eso.-solté. Dejé los cubiertos en la mesa de un golpe.-Nombras a mi hermano CEO de LexCorp. en vísperas de cerrar la sociedad con SaharGlobal, ¿y tras la última reunión donde se suponía que se firmaría la sociedad entre ambas empresas, mi hermano aparece muerto? ¿Qué hiciste? 

   Mi padre se levantó, lo imité.

-¿Qué insinúas, hijo mío?-preguntó, me sorprendía su paciencia.-Quiero que tengas presente algo: Buscaré a los responsables, Sebastian. Quién esté detrás de esto pagará las consecuencias.

    Me dio la espalda y fue a la salida del comedor, lo seguí.

-¿Vas a auto flagelarte?-Se detuvo.-¿Tuviste que amenazarlo para que se prestara a tu juego?-Sabía que esto no iría bien, así que agregué.-Hablé con Maura, no le importa si intentas hacer que Vesta caiga, me pidió que no aceptara tu proposición si no me apetecía. Y ¿sabes qué? No me apetece, no iré a Seattle, no haré ningún trabajo para ti; te aviso que tomaré a Vit, y me iré con ella y con Luna lejos de ti. 

-Soy tu padre...

-Si en el nombre del padre un hijo debe morir, prefiero desvincularme del mío antes de poner en riesgo mi vida, y la de las personas que amo. Entiéndelo como quieras.

   Salí antes de golpearle la cara, no soportaba ver al monstruo delante de mí. Sé que quedó confundido, o al menos debí meterle la espinita de la duda, de si yo sabía sobre su pasado.

   Me quedé a la puerta de mi coche, escuché unos pasos detrás de mí.

-Te rompería la cara ahora mismo por lo que acabas de hacer allí dentro, pero quiero saber si es cierto.-Me volví, Amanda estaba muy seria.-¿Te llevarás a Luna lejos?

    A decir verdad lo dije sin pensar... Pero no era tan mala idea...

-¿Me ayudarías? Es tu hermana y sé que también quieres que esté a salvo.

-Pero en este punto es poco probable encontrar un lugar donde estén seguros, Sebastian. 


-Pero podemos intentarlo, por ella, Amanda. Trabajemos juntos.

   La rubia frunció el ceño, reflexiva....
   Dentro de mí crecía más y más la furia.... No me reconocía, miré hacia la casa, y vi a mi padre en la ventana. 
    ¿En qué me estaba convirtiendo?