Spin-off

Spin-off

miércoles, 8 de junio de 2016

Ángel o Demonio




Nueva York, Estados Unidos
Amanda

   Matthew, prepotente por encima de todo. 
  Ante lo que dijo sonreí, me gusta la gente que se cree superior, gente que cree estar por encima de todo, me gusta ese tipo de gente porque verles caer es divertido.

-Morir para probar una teoría, y en el acto dejar unos cuantos cadáveres. Eres un psicópata-dije. Matty se sacudió las mangas del saco y se apretó un poco el nudo de la corbata-. Dorian debió decirte que Luzbel me hizo una visita, ya el cuerpo que tiene no lo soporta. ¿Cuando será su ritual de muerte y nuevo nacimiento? ¿Quién es el verdadero candidato para albergarlo? Porque las teorías de los conspiranoicos me tienen interesada, hasta apuestas hay, ¿sabían? 

-¿Te estás burlando de mí, Amy?-preguntó Matthew, su enfado se hizo visible por el oscuro color que cubrió por completo sus ojos. No retrocedí, ni me mostré impresionada-. ¿Tu padre resucita y a ti te interesan unas estúpidas apuestas? ¿No ves que ya no eres necesaria?

-No eres mi padre-dije-. ¿Lo que quieres es que te tema?-De reojo vi que Dorian cogió el mando de la tv, y la encendió-. Yo ya no sé lo que es sentir miedo, me quitaron eso en mi infancia. Cuando te ves rodeada de sangre y muerte, te vuelves sangre y muerte también; siento no darte la satisfacción de verme temerte. 

    Me cogió del cuello y me levantó, mis pies ya no tocaban el suelo. No quité la sonrisa que había aparecido en mis labios.

-Mátame, hazlo-lo insté-. He sido una piedra en tu zapato, mátame. Fui yo quien incendió la mansión esa noche donde murieron tu padre, y tu amante.-Sentí cómo apretaba más y más mi cuello, pero no tuve miedo, no sentía dolor.

   Matthew me lanzó a un lado con la misma facilidad que vi a Sahar lanzando a Declan por la ventana el día antes.


-Eres patético.

-No entiendo cómo es que las cosas te salen tan bien, que ni matarte puedo.-Me levanté y limpié mi ropa con las manos, como si nada de lo anterior hubiese pasado-. ¿Qué carajo eres?

-O tú eres muy cobarde o yo tengo mucha suerte-respondí. Miré la pantalla del televisor plasma que estaba empotrado en la pared; los periodistas seguían en las instalaciones del edificio Bélikov, lugar donde se encuentra el ático de Caín, en ese instante hacían una retransmisión de la salida de él, mis hermanas y Drako con Vit en brazos.

-¿Gemelas?-dijeron Dorian y su padre al unísono.

   Matthew me miró contrariado.

-¿Tenías otra hermana?-preguntó Matty, lo detuve en su intento de abofetearme.

-En realidad tengo cuatro hermanos, pero no vine a hablar de ellos, quería ver si tu experimento con la sangre de mi hermana daba "buenos" resultados, que seguro no durarán. Y a preguntarte una cosa.-Lo solté-. Esa joven que iba a casa ocasionalmente, ¿cómo se llamaba? Esa de la que solías esconderme.

    El altivo amago de sonrisa de Matty me demostró que sabía el lugar exacto dónde se encontraba Amara.  


-Curiosamente comparte nombre con tu hermana, ¿por qué estás interesada en ella?

-¿Siguen reuniéndose?

-Papá, la rueda de prensa empezó-anunció Dorian.

   La noticia de que "Vládimir Bélikov" había pedido reunirse con la prensa corrió como pólvora, miré a Matty, si éste ya estaba enterado presentí que algo malo pasaría. Tanto Dorian como Matty se quedaron tranquilos cuando mi padre dijo que el atentado en París y el atentado de ayer fueron llevados a cabo por los que "nos protegen".
   La rabieta vino cuando Caín exclamó, a modo de respuesta a los periodistas que estaban intrigados por la presencia de Luna allí, que ésta era su hija.

-Todo este tiempo...-comenzó Matty. Pero no terminó la oración porque Paloma y su madre entraron a escena, lo que pasó unos 15 minutos después me dio la razón, Matthew Carlysle había tomado medidas.

    Los disparos llenaron la sala, y la señal se cortó.
    Luna....  

-Tu padre estuvo en mis narices todo el tiempo, tú incluso llegaste a reunirnos. Ahora entiendo por qué había cercanía entre ustedes-dijo Matty, honrándome con su atención-. ¿Desde el día que te envié a darle la invitación para la fiesta o antes, Amanda?

-Desde ese día, me reencontré con él ese día. Ahora respóndeme tú, ¿dónde está Amara?-Necesitaba la localización de la mujer.

    Saqué mi móvil, esperando su respuesta, tenía que saber si Luna había salido con bien de SaharGlobal.

-Es hija de Luzbel-contestó-. No sé nada de ella.

-Debes estar mintiendo-le dije, marcándole a Drako. Escuchar la voz de Luna me dejó tranquila-. ¿Estás herida?

-Estoy bien, Ame.

-¿Segura que no estás herida?

-¡Qué no me ha pasado nada, te lo juro!

-¿Dónde estás?

-En el ático, Drako nos trajo aquí. Sahar y Caín se quedaron en la empresa....

   Matthew cogió un sillón que estaba cerca de la cama de hospital y lo lanzó contra la pared. Di por terminada la llamada cuando me tomó de la muñeca.

-Así que Vládimir Bélikov es Caín, tu padre biológico. Debiste decirme tan pronto lo encontraste, nos hubiésemos ahorrado este juego peligroso del que intentaste proteger a tu hermana.

-Puedo tener una mala relación con mi padre pero no por eso iba a traicionarlo, y de igual forma no nos hubieses dejado tranquilas. No es a mí a quien debes reclamar, mi abuelo tampoco les dijo la verdad sobre Vládimir Bélikov.  

    En cuanto me vi libre de su agarre noté que algo extraño pasaba, el tiempo se había ralentizado. Dorian y Matty estaban muy quietos.
    Moví mi mano frente al rostro de Matthew.  

-Es divertido, ¿no crees?

  La etérea voz no consiguió sobresaltarme, pero sí impresionarme, como el hombre del que provenía. 
   La habitación se llenó de una paz que no había experimentado nunca, aquél hombre tenía una presencia que imponía, y es que a un tiempo que sentía paz, percibí algo oscuro en él. Su amable mirada de ojos plateados me estudió. Era muy guapo, elegante, y entonces reparé en su ropa, no parecía de esta época. Su traje y abrigo negros le daban un aire aristocrático; sostenía un bastón en una mano, cuyo mango dorado era la cabeza de un dragón.
   Desvió la mirada hacia Dorian, se acercó a él y en su forma de andar me recordó a Azana y a su marido, el movimiento era casi flotante como si sus pies no tocaran el suelo.
   Golpeó en el estomágo al hijo de Matty con el mango de su bastón.

-Me cae de un fatal este joven, como todos los habitantes de Assiah, a decir verdad-dijo, incapaz de contener una sonrisa-. Eres Amelia, hija de Caín. 

-Estoy en desventaja.

-Azazel, Rey Grigori, segundo hijo de Eloah Yahvé.

   Claro, el padre de Azana.

-Es un honor, señor.

-Puedes llamarme tío, somos familia después de todo. Recuerda que tu abuelo es mi hermano-me dijo. Esa amabilidad en él la conocía en mí misma, era fingida-. Debes estar preguntándote qué hago aquí, por qué me presento ahora.

-Algo así. Y disculpe si me muestro desconfiada, es que conozco su historia, y es muy similar a la de mi abuelo; usted lideró la segunda rebelión de ángeles...

-Y obtuve el perdón de mi padre tiempo después. Lo cierto es que mi historia es un poco más complicada.

-¿No querrá compartir algún detalle conmigo?-le pregunté, irónica.

   Azazel miró a Matty, chascó la lengua. La pregunta debió fastidiarlo.

-El titiritero no habla de los hilos que ha movido, por ahora, algún día  te hablaré de eso. Me agradas, mi niña.

  Azazel me resulta más peligroso que el mismo Luzbel, con eso de que "El titiritero no habla de los hilos que ha movido", comienzo a maquinar historias al respecto.

-Ayer vi a tu padre, estaba ocupado había llegado a la ciudad y creo que Sahar lanzó a alguien por una ventana, tenía que ocuparse de ese asunto. No pude hablarle de una oferta que tengo para él, aunque no creo que acepte, lo he meditado y Caín es muy recto con las órdenes que recibe de mi padre o de Mikhael desde que se le perdonó su crimen.

-Lo que piensas ofrecerle pondrá en juego esa rectitud, y crees que voy a ayudarte. ¿Por qué se piensan que por el hecho de que no me lleve bien con él voy a traicionarle? Será mejor que te vayas por donde viniste...

-Luzbel no te hizo nada-me interrumpió-. Está jugando con tu mente, no tuvo sexo contigo, no hay ningún futuro embarazo. Te quiere fuera porque hasta ahora has retrasado algunas cosas que su élite quería llevar a cabo; sé que es algo que te ha estado quebrando la cabeza, ya no tienes por qué pensar en ello.

-¿Por qué me dices esto?

-Porque lo que quiero ofrecer echará por el suelo el plan de tu abuelo, el Apocalipsis tal y como está concebido en la biblia.

-Me has sorprendido e intrigado, tío.

   Sonrió, rodeando a Matty. Lo observaba así como cuando estudias a detalle una estatua.

-Assiah no merece que éstas criaturas la habiten, sé que tu padre piensa lo mismo y tú también, lo veo en tus ojos.-No se equivocaba, si tuviese el poder de cambiar todo y evitarle el dolor a las personas inocentes que sufren por las ambiciones de otros, lo haría-. La idea original es que tras la guerra de Armagedón los mismos humanos gobiernen la Assiah, esos humanos buenos. Y algunos elegidos vendrán a mi hogar, se sentarán a reinar junto a mi hermano; la sola idea me resulta ofensiva, los humanos no pueden gobernarse. Los humanos con poder buscarán pisotear a sus hermanos, está demostrado a través de la historia, y para muestra.-Le dio una bofetada a Matty-. Son interesantes, a la vez que primitivos, frívolos, egoístas. No son capaces de evolucionar, tal vez porque el sistema en el que viven no se los permite, y es que estas criaturas tampoco saben cómo luchar contra dicho sistema. No han aprendido.
    Y esto que se está viviendo será algo cíclico, encerrarán a Luzbel por siete mil años. Siete mil años de paz, yo ofrezco toda la vida.

-Contigo al frente-concluí-. Quieres quitar del puesto a Mikhael.

-Es por un bien mayor, Caín llegó a comentarle lo mismo pero mi hermano se opone a someterlos, yo creo que a veces hay que ser un poco mano dura. ¿Tú qué opinas?

    Por un lado pensaba que sería una estupenda idea darle una lección a la gente. Pensaba con el odio, pensaba con las cicatrices que llevaba en el cuerpo y en el alma, pensaba en cada injusticia que he visto para con otros que no lo merecen y los que en verdad merecen ser castigados, bien gracias.
    En este mundo, los que cometen injusticias son Santos. Se castiga a los inocentes, los que no lastiman con sus acciones. Estamos en el mundo al revés.
    Pero también...

-Mis hermanos, no quiero que salgan lastimados, si me aseguras la protección de mi familia trabajaré contigo en lo que haga falta. Contigo, no para ti-enfaticé.

-Es a alguien como tú a quien necesito a mi lado, y no te preocupes por tus hermanos, tendrán toda mi protección.-Tengo que irme con cuidado con este hombre-. Yo iré dando indicaciones, no puedo intervenir, si quiero alcanzar la divinidad no puedo actuar en Assiah. Fue el error de mi padre, y ha sido el error de mi hermano.

   Se desvaneció en un parpadeo sin darme oportunidad de preguntarle a qué se refería.
    El tiempo volvió a correr con normalidad, Dorian se inclinó y cayó arrodillado con las manos en el estomágo, la reacción al golpe que Azazel le dio con el mango de su bastón. Y Matty se echó a un lado tras la bofetada que recibió.
   Yo me escabullí por la puerta, cogí el ascensor y volví a recepción con Azana y su marido.

-¿Qué pasó allá arriba?-preguntó Azana.

-Nada, Matty no quiso decirme, pero ya le sacaré información.-Nos dirigimos a la salida-. Hay algo peor, murió y volvió a la vida usando la sangre de Luna.

-Luego se ocuparán de eso, volveré a preguntar: ¿qué pasó allá arriba?-insistió Azana. Me detuve y me giré-. Gaspard y yo somos elohims, ¿recuerdas? Sí notamos que el tiempo se ralentizó, y si nos afectó es porque quien lo hizo pudo bloquearnos.

-¿Con quién hablaste, Amanda?-agregó Gaspard.

    Yo hablaré con ellos luego, escuché una voz en mi oído. Azazel se había vuelto visible sólo a mis ojos, y una figura incorpórea, una imagen fantasmal en medio del día, que terminó desvaneciéndose.