Spin-off

Spin-off

martes, 24 de febrero de 2015

Cuarto Acto: Sombras del Pasado...




Yo estaba en una noria que no paraba de girar....
Fragmentos de mi pasado se concentraron en el presente...
Y presentía que, sólo por eso, no terminaría bien...
E iba a ciegas...
con una venda que alguien me había puesto 
para protegerme de ese pasado....



     Amanda no entró a la iglesia con nosotros, se devolvió.... 
    Poco después entró... 
    Un hombre sentado en el banquillo que estaba delante de mí empezó a vomitar sangre... Cae al piso... Otro hombre calvo se pone de pie, dice mi nombre, dice que disfrute el espectáculo... y dispara una vez... Cae una mujer... Dispara de nuevo.... Cae un hombre sentado en la primera fila... Luego se dispara a sí mismo... 
  La cara imperturbable de Amanda... 
  Disparos...
  Disparos... 
  Maura abrazándome...
  Disparos.... 
  Disparos... 
  Bastian... 

   Abrí los ojos, encendí la lámpara de la mesita de noche y reconocí el aroma de él en la almohada. Era la habitación de Bastian.
   Me senté en la cama, me sentía mareada, ¿cuánto sedante me pusieron? Llevaba mucho tiempo dormida porque pude ver por la ventana que ya había oscurecido; lo que pasó este día me afectó mucho. ¿Pero quién diría que la iglesia sería el lugar elegido por quien envió el anónimo? 
   ¿Quiénes eran ellos? ¿Quién era el suicida?
   
   Salí de la cama, me dirigí al cuarto de baño y me lavé la cara. Al mirar mi reflejo en el espejo, el rostro imperturbable de Amanda durante el tiroteo, apareció frente a mí. Di un paso atrás, asustada; ésa mujer no puede alterarme de este modo, que venga a mi mente después de todo lo sucedido este día me parecía de lo más absurdo, rayaba en la locura... ¿Y que encima me asustara? 
   Abandoné la habitación y caminé hacia las escaleras; las voces de mi tía y Bastian eran las que más se escuchaban, pero estaba segura de que abajo había más gente. Vit gritó mi nombre al verme, Bastian se levantó del sofá, Paloma entraba al salón desde la cocina, Maura estaba abrazada a mi tío. Y un hombre alto, fornido y moreno hablaba por teléfono.
  
-¿Podrían dejar de mirarme como si fuera un fenómeno?-sonreí, inclinándome para depositar un beso en la cabeza de Vit.

-Les dije que estarías bien, aunque no sé muy bien de qué va todo esto.-dijo Paloma, caminando hacia el sofá y tomando asiento.-El hombre sigue vivo y....


-¿Sigue con vida?-La interrumpí.


   Maura y Bastian fulminaron a Paloma con la mirada, ella se hizo la desentendida.


-Luna, ven toma asiento.-Bastian me tendió una mano cuando estuve cerca de él, la cogí y me senté a su lado. Lo vi compartir una mirada con Maura y Enrique, mi tía asintió.-Soren se hizo con el móvil del hombre que abrió fuego en la iglesia, y encontramos unas fotografías.


   Vit se sentó en mis piernas, tenía un teléfono y jugaba a algo en él. Sé que los niños pueden estar muy entretenidos en una cosa, pero de igual modo atienden a lo que dicen los adultos y esta clase de conversación no era buena para ella.

   Le hice señas a Maura y ella fue a su bolso, sacó unos auriculares y me los pasó; se los instalé al móvil y le dije a Vit que los usara. La niña obedeció.
   Bastian me entregó el móvil del suicida, la primera fotografía que aparecía en él era el de una mujer rubia con dos niñas, una pelirroja y la otra morena. Y una más alta que la otra, sus edades no podían estar comprendidas de más de entre ocho y catorce años.

-Ésa mujer y las dos chiquillas fueron halladas muertas el jueves.-dijo Bastian.-Pasa.-Hice lo que me pidió, y la siguiente fotografía era la de una pareja, un asiático con una mujer morena.-Los cuerpos que encontraron ayer en la fuente, ahora pasa.-Busqué la siguiente, en esta sólo salían un chico de unos catorce años, un hombre de edad madura y la mujer de la primera foto.-Fue tomada en México en el 2007, el hombre está muerto, dicen que fue suicidio. Y según los informes, el niño desapareció.


-¿Y esto qué tiene que ver conmigo?-pregunté, la respuesta se presentó ante mí al pasar a la siguiente foto. Éramos mi padre y yo.


-Hay un cosa que tienes en común con estos niños, Luna.


-Son adoptados.-concluí.


-Exacto.-dijo Bastian.-El mensaje que te enviaron vino de este móvil, allí está. La mujer era una psicóloga de renombre, de la pareja aún no sabemos nada pero Soren asegura que eran agentes encubiertos. Y el hombre que aparece con el niño es un ex militar alemán.


-¿Éste tipo andaba asesinando personas que adoptan niños? No entiendo nada. 


-Estamos igual de confundidos, Luna.-dijo Bastian.


-Pero tenemos quien responda a nuestras preguntas, el suicida sigue vivo ¿no?

-Y acaba de despertar.

   Me volví hacia la persona que dijo eso, era el hombre que había estado hablando por teléfono cuando entré al salón. Debe ser Soren.

-Ya está.-Miré a Maura.-Llevenme con él, necesito respuestas.

-Luna, ahora no creo que te haga bien.

-Tía por favor, ¿qué mejor momento para aclarar esto que ahora?-Bastian asintió, me estaba dando la razón.-¿Las víctimas de ese hombre están muertas?

-Sí, fue de manera instantánea. Ese hombre hizo justicia en tu nombre, significa que las tres víctimas de hoy tienen qué ver con el accidente de aquella noche; no fue tu culpa, mi cielo.-dijo Maura, tranquilizadora.-Solo tenemos que averiguar por qué.

   Paloma se levantó y cargó a Vit. Me puse de pie, y junto a Bastian nos dirigimos a la puerta.

-Me quedaré con Vit, cuando regresen espero que me pongan al tanto de todo.-dijo Paloma, a modo de orden, luego sonrió.

   Soren condujo el coche de Bastian, Maura vino con él y conmigo. Enrique nos seguía en su auto; yo me sentía nerviosa, tener que ver a ese hombre a los ojos después de lo que hizo me dejaba en un estado de nerviosismo absoluto. Disparó, le disparó a dos personas, porque la primera que cayó parecía haber sido envenenada o algo por el estilo, pero seguro fue obra del suicida, aunque no me gusta suponer.
  
-Luna, ¿no recuerdas algún detalle extraño de la noche en que pasó todo?-preguntó Maura, entre temerosa por mi reacción y curiosa por la respuesta que pueda darle.

-No.-respondí, mi mano estaba entrelazada con la de Bastian quien iba a mi derecha. Estaba en medio de él y mi tía.-Llovió durante todo el día, así que la carretera estaba mojada. Theo salió detrás de mí después de la discusión que tuvimos en el camerino....-dije, obligándome a recordar los acontecimientos de ésa noche.-Subió a mi coche por el lado del copiloto, yo arranqué. Comenzamos a discutir, él no dejaba de decir que no me atreviera a dejarlo, que no podíamos terminar. Estaba desquiciado; de repente pisó el acelerador cuando yo le dije que era definitivo, que ésa noche todo acababa... En cuanto él me hizo acelerar también cogió el volante, forcejeamos y fue cuando apareció el coche de mi padre de frente a nosotros... Yo giré rápidamente el volante....-Fue como un relámpago, los recuerdos fueron tomando forma en mi mente, los sucesos se mostraban diferentes a los que mantuve durante meses. Un fragmento en particular apareció..-Lo embistieron...-musité.

-¿Qué?-dijo Maura.

   Bastian y ella se mantuvieron atentos a mis palabras.

-Embistieron el coche de mi padre, por eso giré el volante, porque se me vino encima... Y al girar mi coche derrapó y comenzamos a dar vueltas... No sé cómo salí, creo que en un momento la puerta se abrió y quedé extendida en la carretera... Cuando levanté la mirada, el otro coche estaba despatarrado en medio de la carretera... Pero no había señales de quien lo embistió...

   Me levanté y caminé hacia ese otro auto, pero lo reconocí y las piernas empezaron a fallarme. Caí al suelo, y como pude me arrastré.... Mi padre aún estaba vivo cuando llegué... Mi hermana no.... Sentí que me agarraron de la cintura, empecé a gritar para que los sacaran, la gente que quiso hacerlo tuvo que alejarse al tiempo que el auto estallaba... Con ellos dentro...

   Intenté controlarme para no llorar.
   Ellos respetaron mi silencio, y hasta que llegamos al hospital no dijeron nada; le pedí a Bastian el móvil del suicida. Entramos, y nos dirigimos al piso donde lo tenían recluido.
   Cuando Maura se enteró que el hombre seguía vivo, mandó traer al mejor neurocirujano que conocía, y que sabía que tendría éxito en la operación que el suicida necesitaba. Lo quería vivo, tanto como la policía...tanto como yo.
   Dos guardias custodiaban la habitación, Soren se ocupó de hablar con ellos y con el detective que también se había quedado para interrogarlo. Se me permitió entrar, y pedí hacerlo sola; él me miró cuando cerré la puerta detrás de mí, se le dibujó una sonrisa placentera en los labios.

-Luna Giraldo, se supone que debería estar muerto y que éste encuentro no se daría.-dijo.

-Mi tía se encargó de mantenerlo vivo, porque usted sabe quién mató a su hermano. Y es lo que yo también quiero saber, ¿quién mató a mi padre?

   El hombre cerró los ojos.

-La humanidad, la sociedad es un monstruo, ¿no le parece, señorita Giraldo? Hacen y deshacen a su antojo, y para lograr lo que quieren pasan por encima de los demás.-No abría los ojos, y lo que decía no era la respuesta que yo quería.-Soy Lucas García, mucho gusto.

-Es un placer, Lucas.-Debía seguir su juego, aunque no estaba de humor para eso.-¿Responderías mis preguntas? ¿Quién mató a mi padre? ¿Fue usted?

-No, fueron ellos.-Abrió los ojos, oscuros ojos que me escrutaron antes de continuar.-Trabajan desde la sombras, y los ves a plena luz del día; la humanidad, la sociedad es un monstruo. Hacen y deshacen a su antojo, y para lograr lo que quieren pasan por encima de los demás.-recitó.-Los poderosos van a caer, será un efecto dominó.

   Este hombre debía tener alguna enfermedad, o le lavaron el cerebro. Aunque no estaba del todo equivocado, igual comenzaba a cansarme.
   Le mostré la fotografía de la mujer y sus dos hijas adoptivas, la mujer que encontraron la semana pasada.

-¿Quién es ella?-le pregunté.

-¿No la recuerda, señorita Giraldo?

-¿Debería?-Volví a observar la foto, la mujer no me era familiar. Rubia, madura, con una mirada fría y la sonrisa más falsa que....

"¿Quién le disparó a Davina? ¡Habla!".... Volteé la cara como si me hubiesen abofeteado. 

-Margot Schline, psicóloga y una mujer de lo más despreciable.-La voz de Lucas estaba llena de ira.

   No supe por qué pensé en ésas palabras, o en ésa voz.... ¿Davina?
   Pasé a la siguiente foto.

-¿Y este hombre quién es? ¿El que está con ella en esta foto?

-Wolfgang Heinz, ex militar, hijo de un nazi que se puso la careta de "yo no hice nada" como muchos otros.

-¿Tú lo mataste?

-Sí.

-¿Y el niño? ¿Dónde está?

   La sonrisa de Lucas se amplió, observé la foto con más detenimiento, la acerqué.... Y luego lo miré a él...

-¿Eres tú?-susurré, incrédula.

-Sí. Mi padre adoptivo era una maldita bestia, te enseño mis cicatrices, si me enseñas la tuya, ésa que llevas en la muñeca. La que te hizo el padre de mi padre, la que le mereció la muerte a ese viejo.

   Mis memorias perdidas, ¿este tipo se estará inventando todo?

-Las personas que murieron hoy, ¿también conocían a esta gente? ¿Tú mataste al hombre que se sentaba delante de mí, el que vomitó sangre?

-A tu primera pregunta, sí. Se podían dar la mano, eran excelentes amigos, pertenecientes al mismo círculo; con respecto a la otra pregunta, no. De ese puerco se quería ocupar otra persona.

-¿Quién? 

-Quien quedará en pie cuando todo acabe.

-¿De qué hablas?

-Todos caerán, van cinco y hasta un poco más, el infierno se instaló en la tierra, Luna Giraldo. Te hice un favor y maté a quiénes te quitaron a tu padre y a tu hermana; te separaron de lo que más querías...otra vez.

-¿Por qué mataron a mi padre?-pregunté, ignorando la última parte.

-Por ti, él no quería entregarte a Ellos. Y a Ellos no se les dice que no, controlan todo, pero caerán...uno por uno.

    Lucas empezó a hacer un movimiento con las manos, como si estuviera dirigiendo una orquesta, tarareaba una canción.

-En ese móvil hay un vídeo.-dijo, sin dejar de hacer sus movimientos.-Seguro te traerá recuerdos.... No hay igualdad en este fétido mundo...-canturreó.-... Lo único que nos hace iguales es la muerte.... La muerte va adonde vas, de ella nadie está salvo... Ni la maldita monarquía... Ni los políticos de mierda del mundo... El puente de Londres se va a caer... Sangre... por doquier...

    Salí de la habitación, la enfermiza letra era acompañada por la melodía de Claro de Luna... Estaba loco.

    Regresamos al apartamento de Bastian, agradecí que esperaran hasta estar de vuelta allí y que no preguntaran nada en el camino.
    Tenía el vídeo a tiro en el móvil, pero antes me senté y les conté todo lo que aquél individuo me había dicho, y que no me parecían más que incoherencias. O más bien piezas a encajar.
   Cuando terminé les dije lo del vídeo, Bastian buscó un ordenador portátil. Conectó el móvil al ordenador, y dio play.
  Maura ahogó un grito cuando vio a la niña que apareció en primer plano.

-Luna, eres tú.-dijo.

   De reojo pude ver cómo Bastian la miraba sorprendido, y Paloma se sentó en el reposa brazos del sofá, justo a su lado.

>>-¿Cómo te llamas, pequeña?-preguntó una mujer.

-Amara Argent.-respondió la niña....>>

    Sentí la mirada de todos sobre mí.

>>-¿Quiénes son tus padres, Amara?

-Yo no tengo padres, solo tengo a Ame, y Ame me tiene a mí.

   La voz de la niña era fría, parecía drogada, hipnotizada... 

-Para tener cuatro años hablas como una mujercita. ¿Dónde vives?

-En el Instituto RK.

-¿Qué les enseñan?


-Historia, Matemáticas, Literatura, Latín, Alemán, Francés, Español, Italiano, Inglés....


-Bien, ¿y cómo es?


-Es el infierno.


-¿Por qué? ¿Te tratan muy mal?


-A todos, nos adiestran... Ame dice que son gente mala, que no dejará que la gente mala me haga daño, Ame dice que se los cargará a todos como se cargó al viejo Wolfgang.

-¿Ame mató a Wolfgang, Amara?


-Sí, porque me hizo daño, me pegó y me quemó. 

-¿Qué pasó la noche del 25 de diciembre, Amara? ¿Cómo se inició el incendio, y por qué?

-En el día nos hicieron practicar con armas, Ame debía dispararle a Lena, Ra...Rachel debía dispararle a Declan y yo debía dispararle a Ame. Debía herir, no matar... Pero dije que no, y me castigaron.

-¿Cómo te castigaron?


-Me encerraron en el féretro. Y Ame me sacó después, dijo que no volvería a pasar, que jamás dejaría que tomara un arma en mis manos, que no dejaría que matara a nadie... Ella se ocuparía... Se los cargaría a todos...

-¿Ame incendió el instituto, Amara?


-El mundo es un lugar tenebroso, sombrío... La humanidad lo único que hace es odiar, Ame se valió de eso, no tuvo que hacer mucho para incendiar el instituto... Ame hará que se maten los unos a los otros.... Solo me tiene a mí y yo la tengo a ella....>>

    Bastian detuvo el vídeo, las manos me temblaban.

-Deja que continúe.-dije.

-Luna....

-Deja que continúe.-repetí.

   Dio play de nuevo.

>>-¿Cuántas personas sobrevivieron además de ti y de Ame?

-Tres niños más.


-¿Quiénes?


-Lena, Rachel, y Declan.

-¿Dónde están, Amara?


-No sé, ellos se separaron de nosotras.

-Amara, ahora quiero que me digas dónde está Ame.


-Ame está en el armario... Ame está debajo de la cama.... Ame está en el baño.... Ame está detrás de ti....

-¿Qué? ¿Dónde está, Amara?

-Ame está en el armario... Ame está debajo de la cama.... Ame está en el baño.... Ame está detrás de ti....

-¿Qué no está bajo hipnosis?-preguntó el hombre que sostenía la cámara.

-Lo está.-La mujer se acercó a mí...a la niña. ¡Era la psicóloga, pero más joven!-Amara, ¿dónde está Ame?

-Ame está en el armario... Ame está debajo de la cama.... Ame está en el baño.... Ame está detrás de ti....

-Te haré otra pregunta, Amara. ¿Quién le disparó a Davina?

-Ella misma.

-Pero te encontraron a ti con el arma en la mano, tú le disparaste.

-No, ella lo hizo... ella me quitó mi peluche... ella se disparó al quitármelo... ella se sentenció.... ella se disparó...

-¿Qué hacía el arma en tu mano?

-Se la quité después de que lo hizo.

-¿Quién le dio el arma?

-Tú lo hiciste.....-Rió.

-¿Estás jugando conmigo, Amara? ¿Quién le disparó a Davina? ¡Habla!-La mujer cacheteó a la niña, haciendo que cayera al piso.

-Ame lo hizo, porque Davina me quitó mi peluche... Peluche que Ame me había regalado.

-¿Y dónde está Ame, Amara?

-Ame está en el armario... Ame está debajo de la cama.... Ame está en el baño.... Ame está detrás de ti....

-Deja de jugar conmigo, mocosa.-La pateó. Luego la cogió de los cabellos y acercó su rostro al de ella.-Apaga la cámara, William.-ordenó.-Escúchame bien, mocosa. ¿Dónde carajos está Ame?

-Ame está en el armario... Ame está debajo de la cama.... Ame está en el baño.... Ame está detrás de ti.... Y te va a matar... Y yo veré tu cuerpo... Ame está detrás de ti....

-Estás bajo hipnosis, ¿cómo es que....

   La niña empezó a reírse, su risita era hermosa, al tiempo que escalofriante...
   Ladeó la cabeza y susurró:

-Que diminuta eres....>>

   La cámara se apagó, yo seguí viendo el monitor como esperando que la imagen se restableciera... 

-Eso ha sido lo más perturbador que he visto en la vida.-le escuché decir a Paloma, atónita.

-¿Cuatro años?-La voz de Maura se escuchaba tan distante.-¿Qué demonios les hacían en ese instituto? Parecía una adulta a la fuerza.

-¿Luna?-dijo Bastian.

-Necesito estar sola.-Me levanté y caminé hacia la cocina.

  Miré mi reflejo en la puerta del refrigerador.... Y otra vez la imagen de Amanda se apareció frente a mí..... Me sobresalté.... 
  Las manos se me pusieron frías. Y mi propia voz de niña recitó en mi cabeza: 

Ame está en el armario... Ame está debajo de la cama.... Ame está en el baño.... Ame está detrás de ti....
   Ame está en todas partes...


-Amelia...-susurré.