Spin-off

Spin-off

jueves, 19 de febrero de 2015

Casualidades....


A veces es difícil diferenciar las coincidencias
de una simple obra del destino...




    -¡Vit, cariño, el desayuno está listo!-anunció Luna.

   Mi sobrina corrió y se sentó a la mesa del comedor; a Luna le agradaba mucho la niña, y la pequeñina también se sentía bien al lado de Luna. Eso me hacía feliz, verlas tan cercanas la una a la otra, como una hija con su madre.
   Era un hermoso cuadro.
   Las miraba mientras charlaban, Vit le entregó el dibujo que había hecho el día antes: Luna y yo, o como lo tituló Vit: "El Caballero y Su Reina del Hielo". Mi niña tiene unas ideas, como cuando le preguntó a Luna si nos casaríamos; no es una mala idea si lo pienso bien, pero tampoco quiero apresurar las cosas, todo ha ido bien. Luna y yo nos entendemos en todos los aspectos, y quiero apoyarla, ha pasado por tanto.
  Al terminar, Vit se fue al salón y yo ayudé a Luna con los platos. La noté triste, y pensativa; los últimos dos días han sido un poco fuertes para ambos, el miedo a que el accidente en las escaleras pasara a más aún me consumía. Si hubiese sido más grave, si el golpe en la cabeza la hu....
  La cogí sin previo aviso y la besé, despacio, sintiendo sus labios, sus dientes al entender lo que estaba ocurriendo. Mordía, saboreaba, y yo la apretaba más a mí. 

-Qué Vit puede venir...-susurró, sin apartarse.

-Sólo quería asegurarme de que estabas aquí, que no pasó a mayores.

   Ella me miró a los ojos, entendiendo mi temor.

-No pasó a mayores, nuestro ahora sigue igual. Tú y yo...-Su móvil sonó interrumpiendo sus palabras.-Es mi madre.-murmuró, y no pude dejar de percibir cierta amargura.-Maura debió decirle alguna cosa sobre lo que me pasó. ¿Aló?-respondió.-Mamá ¿me escucharías por una vez en tu vida?... Estoy bien... Maura exagera... 

  Salió de la cocina y su voz se perdió hacia su dormitorio. 
  Dejé los platos ya limpios en su sitio, y fui a ver qué hacía Vit. Tenía el televisor encendido en un canal de dibujos animados.
  Luna regresó, y supe al momento que había levantado su fortaleza, pero en cuanto me vio sus ojos brillaron. Esos ojos fríos y apasionados que tanto me encantan, ¿cómo consigue ser así?
  Vit apagó la tele, era hora de llevarla con su padre. Pero primero teníamos que dejar a Luna con su psicóloga, comenzó a quejarse de lo latosa que era Maura a veces, y cuando le dije que Maura sólo se preocupaba por ella y que la quería bien, respondió que no le gustaba hablar de sus cosas con una desconocida por más títulos que tuviera. 

  Se mantuvo callada, a menos que Vit le preguntara alguna cosa, no hablaba; me preocupaba que estuviera dándole vueltas a su crisis. O que su madre le hubiese dicho algo que le bajó los ánimos con los que había despertado.
   Luna se sentía culpable por la muerte de su padre y hermana, y si ella iba manejando el coche que provocó dicho accidente como dijo Maura, creo que puedo entender la situación en la que está. Y me preguntaba si su madre la culpaba también o si Luna cree eso, porque qué otra explicación puede tener el que anunciara que era su madre con desgana, como si le provocara dolor o un sabor amargo en la boca al decir: "Es mi madre..."
   Luna...

   Había mucho tráfico, una cola de coches que parecía interminable. Vit tarareaba una canción, y Luna me miró extrañada.

-Parece que es un accidente.-comentó.-Creo que allí adelante está la policía, Bastian.

-Esperen aquí.-Bajé del coche, y me adelanté a pie para saber de qué se trataba todo aquello. 

    Luna tenía razón, habían policías, tenían acordonada la plaza de Cibeles.... 
   ¡¿Pero qué carajo pasó aquí?!

-Dos cuerpos...-Escuché que comentó una mujer que pasó por mi lado. La seguí, hablaba por teléfono.-Sí, te lo estoy diciendo, dos cuerpos.... Una pareja, ¡qué estaban en la fuente, joder!

  Volví con Luna y Vit. 
  No podía asimilar lo que había oído, miré a Vit por el espejo retrovisor y Luna me interrogó con la mirada.

-Hubo un asesinato.-susurré para que Vit no pudiera oír.-Mira, estamos avanzando.

-¿Cómo que un asesinato?-dijo Luna, en voz baja, mirando a la niña de reojo.

-Encontraron dos cuerpos en la fuente, una pareja.

-Hay gente muy mala, ¿verdad?-comentó Vit, mirando por la ventana mientras pasábamos por la escena del crimen.

-Vit, cielo, cuéntame una de tus historias.-Pidió Luna para distraerla.

   Vit se sentó, Luna la miraba a la espera de un buen cuento.

-¿Sabes qué significa Obluda, Luna?-Luna negó con la cabeza.-Significa "monstruo", creo. Las personas tienen un monstruo dentro, por eso hay gente mala, y egoísta; el mundo es un lugar tenebroso.

  Luna se quedó callada unos minutos, supe que quedó sorprendida por las palabras de Vit. Yo también lo estaba, eran palabras muy grandes para una niña de siete años.

-Puede ser.-dijo Luna, pude ver cómo le tendía la mano. Vit la cogió.-Pero el sol siempre sale, por muy tenebroso, por muchas tinieblas... Por muchos problemas que tengamos, el sol siempre saldrá, siempre habrá un rayito de luz que nos guía y atemoriza a ese monstruo. No todos son malos, Vit, recuérdalo.

   Vit asintió.
   Habíamos llegado al destino de Luna, me despedí de ella con un beso en la mejilla. La vi guiñarle un ojo a mi sobrina, y ésta le lanzó un beso.
   
-Nos vemos más tarde.-le dije. 

-Ansiosa.-Fue lo único que respondió, con una sonrisa traviesa dibujada en sus labios.

  
   Niklaus tenía un chalet, y allí nos dirigimos Vit y yo; mi día se volvió un tormento al reconocer el coche que estaba aparcado delante de mí.
   Vit entró corriendo llamando a su padre, saludé al mayordomo y le pregunté por el mío. Estaba en el estudio, fui a verle preparado para encontrarme con Amanda; llamé, y la voz de Viktor Strauss me indicó que entrara.
   Amanda se hallaba sentada ante el escritorio de mi padre, se levantó al verme entrar. La saludé por cortesía, y me senté en el otro sillón.

-Al fin tienes tiempo para mí.-Sí, un típico saludo de señor Padre.-Posponer una reunión por una chica que conociste recién me parece un tanto inmaduro, Sebastian. Ya no estás para eso, hijo mío.

-Luna no es "una chica que conozco recién." Y no vine para oír sermones, padre. O tus intentos de sermones, ¿para qué querías verme el jueves?

-El conglomerado ha crecido mucho, Sebastian, lo dije cuando nombré a tu hermano CEO del corporativo en Berlín. Pero olvidé darle las gracias a la persona que ha ayudado a que eso suceda.-Mi padre hizo un ademán con la mano, señalando a Amanda.-Amy ha sido una pieza fundamental en ese crecimiento, una mujer muy capaz, inteligente, no creí que fuera tan buena en los negocios.

-Gracias, Viktor. Creo que exageras, sólo intento devolver el cariño que me has dado al aceptarme en tu familia cuando estuve casada con Sebas, y aún después del divorcio todo sigue igual entre nosotros. Es mi forma de agradecerte. 

   La relación entre mi padre y Amanda siempre fue buena, he llegado a pensar que la prefiere a ella por encima de Paloma. Es como si Amanda fuese la hija que siempre quiso.

-Me alegro mucho por eso. ¿Es todo?-dije, hice amago de levantarme.

-No, porque de hecho necesito que tú te unas al conglomerado.-Miré a Amanda, y luego a mi padre.-Quiero que dirijas las oficinas en Seattle, y que estés allá esta misma semana.

-Yo ya tengo mi vida hecha aquí, padre. Y en más de una ocasión te dije que no quería formar parte de tu sociedad perfecta de gente rica; tengo un buen trabajo, amigos y ahora....

-Peter Nissman no supo manejar la situación allá, ya no tengo a nadie de confianza salvo tú.

-¿No me escuchaste? No quiero, tengo cosas qué hacer...

-Si no lo haces derribaré el imperio que has construido junto a Maura Giraldo.-Que mi propio padre me estuviera amenazando no dejaba en duda lo que Vit dijo hace rato.-Sabes que puedo hacerlo, hijo.

   Se levantó, rodeó el escritorio y se detuvo a mi lado. Puso su mano en mi hombro.

-Estoy depositando toda mi confianza en ti, Sebastian. ¿No es lo que siempre has querido, hijo?

  No, no lo es... Me vale una mierda...

-Bonita manera que tienes de depositar tu confianza en tu hijo, con amenazas.-dije con calma.

-Piénsalo. ¿Amanda te quedarás a almorzar con nosotros? Vit querrá verte.

-Con gusto Viktor.

  Mi padre avanzó, escuché sus paso dirigirse a la puerta.

-Si he de aceptar, será bajo mis condiciones.

  Oí su sonrisa, y luego la puerta al cerrarse.

  Me puse de pie, Amanda me imitó.

-Creo que tu padre sólo quiere a alguien que sabe que es el mejor....

-¿Tuviste algo qué ver en esto?-inquirí sin mirarla, no quería ver su cara.

-Por supuesto que no, Viktor debía pensar en alguien rápido.-No entendí, ella agregó:-Peter Nissman, Sebas. Se quitó la vida el miércoles en la noche, su mujer lo encontró, se había disparado en la cabeza; tu padre se enteró que Peter estuvo sacando dinero, tenía una cuenta en Suiza. Les estuvo robando.

  ¿Peter? 
   Me encaminé hacia la puerta.

-Perdóname.-soltó Amanda, me volví.-Mis palabras, mis acciones... La culpa me está matando por dentro, Sebastian. Me duele el haberte perdido, y lo que le dije a ese periodista, que supongo leíste la nota. Lo dije por despecho.... Perdóname.

-Es Luna la que debe perdonarte por lo que dijiste. A mí ya no me nace hacerlo, no puedo; a mí ya me quitaste bastante.-Puse la mano en el pomo de la puerta, pero antes de girarlo recordé algo. Di media vuelta y me acerqué a mi ex mujer.-Hay algo que nunca me preocupé por preguntarte.-La cogí de la muñeca izquierda y subí un poco la manga de su chaqueta.-¿Quién te hizo esto?

   Ella se liberó de mi agarre de forma agresiva, y se acomodó la manga.

-Un viejo me desgració la vida.-respondió, bajó la mirada, triste. Sentí un poco de pena.-¿Por qué te ha nacido preguntarlo ahora?

-El senador es un hombre muy severo.-aventuré.

-No ha sido él, mi padre ni siquiera fuma.-Giré el pomo de la puerta, Amanda agregó.-Él me salvó de un infierno.

   Las palabras de Luna respecto a su padre: "Él me salvó...".
    
  Salí, y al estar lejos de la casa marqué un número en mi móvil.

-¿Soren? Necesito que me hagas un favor.

>>-Usted dirá, señor.

-Averigua todo lo que puedas sobre Amanda Carlysle.

>>-¿Señor?

-Ya sé, pero hay algo que quiero confirmar. Sólo haz lo que te pido.

   Colgué. 

   ¿Qué está pasando? Es demasiada coincidencia que tanto Amanda como Luna tengan la misma cicatriz en el mismo lugar.
  "No creo en las casualidades...."






 




10 comentarios:

  1. Esta vez han sido tres del tirón.... Me he puesto las pilas o me quedaba muy atrás... y me quedo con tantas emociones y tantas sensaciones dentro de mi... está historia hipnotiza y atrapa... Hermana sabes dar giros espectaculares para mantenernos expectantes y con ganas de más a medida que avanza... tu imaginación vale millones preciosa... Y Luna... ay Luna... tremendo pasado el que carga a cuestas y aún no sabemos ni la mitad... llevar un peso sobre ti cada día es tan jodido y tú forma de plasmarlo es única... Mi aplauso más grande... y todo mi cariño... Un achuchón enorme... todos mis besinos... Tq Sis...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sis Grande... Muchas gracias...
      Ese pasado de Luna creo que viene con muchas cosas, el equipaje que carga es muy grande...

      Un achuchón fortísimo, hermanita adorada.... Mi admiración, mi aprecio, mi cariño.... Tq :*

      Eliminar
  2. Me he puesto al día.

    En esta historia en la que todo cambia de un momento a otro cada uno lleva sus demonios. Las casualidades no existen, cierto?

    Un beso, Ivel y mis respetos por tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que hayas podido ponerte al día, Alex... Yo voy como un bólido con esto jajaja
      Definitivamente no existen, en lo personal no creo en casualidades...

      Un beso, amigo... Oh gracias, ¿qué decir?...

      Eliminar
  3. Siempre sabes dejar ese suspenso para la siguiente ves.

    Besos dulces y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que me gusta el suspenso... Yo, que soy quien escribe la historia quiero saber qué va a pasar, ¿es posible eso? :@

      Un besazo dulce....

      Eliminar
  4. Se riza el rizo??? Me tienes intrigadísima, Ivel.

    Mil besitos y feliz finde, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Se riza...

      Besos miles pa´ti, guapísima...

      Eliminar
  5. Noooo... no me digas que es cómo imagino... please niña, que a esa Amanda no puedo verla y Luna me produce una gran ternura! ....ahora...hasta cuándo deberé esperar para saber??? ...qué intriga!!!

    Besitos personita especial ...y un abrazo desde el alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo decir NADA... ¿Es o no es... lo que imaginas? xD

      Besos y abrazos, a tu alma, mi querida Alma... Mi cariño...

      Eliminar