Spin-off

Spin-off

sábado, 14 de febrero de 2015

Primer Acto: Miedo.... Culpa....





¿Qué tan oscuro puede ser el pasado de alguien?
¿Qué tan trágico?
Una sombra se cernía, en mi dama....
Media Luna...



  Discutimos las posibilidades de habernos encontrado ese día hace cinco años, o poco antes. 
  El universo, como suele decir ella, trabaja de formas misteriosas; ese día recuerdo que sí tropecé con alguien pero no llegué a ver su cara, ni a oír su voz. Luna dijo que también le había pasado algo así al entrar al edificio, pero iba con su padre; sí llegó a oír al desconocido y recuerda que su voz removió algo en ella.
  Luego me miró con ternura, y en un susurro dijo: "Eras tú, ese día sí eras tú. Llegamos a cruzar palabra.."
  Sí, Luna... El universo trabaja de formas misteriosas....
  
  Paseamos largo rato, esperando a que se hiciera la hora del almuerzo. Ya tenía cita con mi hermana; Paloma debía estar ansiosa, le gusta tener a alguien con quien hablar, una nueva amiga. Y Luna le había caído fenomenal.
  Nos sentamos en un banquillo, y la cogí de la mano izquierda. Paseé mi dedo índice por su palma, ella hablaba distraída, llegué a su muñeca y noté algo extraño; enseguida ella rompió el contacto y se cubrió la muñeca bajándose más la manga de la chaqueta. Se había puesto pálida, cerró los ojos y suspiró.

-¿Qué ha sido eso?-pregunté, intentando cogerle la mano de nuevo, ella lo evitó.-¿Luna, qué tienes allí?

   Se arremangó un poco la chaqueta, resignada, y me enseñó una cicatriz.... 
   Quedé impresionado al ver ésa marca, era como si le hubiesen pegado una colilla de cigarrillo en ese punto. 

-¿Cómo....

-No lo sé, y no estoy segura de querer saber cómo y cuándo pasó.-dijo, restándole importancia. Volvió a bajarse la manga.-Fue hace mucho tiempo, de eso estoy segura pues siempre la he tenido.

-¿Cómo no lo noté antes? Anoche...

-Siempre la maquillo, y he aprendido a evitar que me toquen allí.

  No quise presionarla sobre el asunto, recordé lo que Maura había dicho. Luna era complicada, pero la cuestión estaba en que ya había visto algo parecido en alguien más.... 
 Luna cambió de tema, empezamos a hablar sobre el clima, sí, algo normal y corriente para variar.
   Recibí una llamada cuando ella hizo un comentario algo despectivo sobre un vídeo que había visto en youtube. Reí, fue muy gracioso.

-Aló...

>>-Sebastian, soy Nick. Padre y yo estamos en la ciudad hemos llegado hace media hora, padre quiere verte, hermano.

-Al menos dame tiempo de saludarte, Niklaus.-le guiñé un ojo a Luna, quien me quedó viendo con una sonrisa en los labios.-Estoy ocupado, no sé si pueda....

>>-Quiere verte, sabes cómo es el viejo. Además, Vit está conmigo y sólo pide que vengas.

-Vale.-dije, viendo el reloj. Era hora de llevar a Luna con Paloma.-¿Dónde están?

>>-En las oficinas.

-Nos vemos allí.

>>-Te esperamos, entonces.


  Colgué y le expliqué a Luna lo que pasaba, ella entendió. Paloma debía estar esperándola, nos apresuramos al coche mientras le iba diciendo que me hubiese encantado pasar más tiempo con ella.
   ¿Cómo alguien cala tanto en ti? 
  
  Mi preocupación estaba en esa cicatriz, ¿qué le pasó? ¿Quién sería capaz de hacerle tal cosa a ella? Me dolía, ¡maldición! Me dolía, y no pasé por algo semejante...
    Luna miraba por la ventana, y yo la veía a ella de vez en cuando. 
  ¿Quién te hizo daño? ¿Qué bestia, qué monstruo sería capaz de hacerte algo así? pensé.

   Llegamos con Paloma. Y sí, ya le esperaba; Luna no me dejó que le abriera la puerta, cuando me acerqué a ella acarició mi labio inferior con su dedo pulgar, y luego me besó castamente.

-Todo está bien, no tienes por qué deprimirte por una tontería.-sonrió.

-No es una....

-Es cosa del pasado, y yo vivo el presente. Pensar en el ayer, y en el futuro me estresa y no es nada interesante... Me enfoco en el hoy, eso es lo que importa. Y es más interesante.

  Fue a reunirse con mi hermana, yo había aparcado al otro lado de la calle. Saludé a Paloma con la mano, ella me devolvió el saludo luego de besar a Luna en ambas mejillas.
  Subí a mi auto y me marché directo a ver a mi hermano y a mi padre. Aún pensando en ésa maldita cicatriz, golpeé el volante varias veces, es que da rabia sólo imaginar a una niñita siendo maltratada de ese modo; quise llamar a Maura, pero por teléfono no se puede discutir ese tipo de asunto.
   Dejé el coche a una cuadra del corporativo. El trayecto hasta la entrada lo hice caminando, escuché a algunas personas hablar sobre una tragedia, encontraron los cuerpos de una madre y sus dos hijas en un apartamento abandonado.... 
  Monstruos, esta mierda de mundo está lleno de monstruos...

   Apenas puse pie en el edificio sonó mi móvil. Contesté de camino al elevador.

-¿Paloma?-La voz de mi hermana sonaba extraña.-Paloma, cálmate.-Me detuve.-¡Despacio, niña!

>>-Es Luna.... Se ha...se ha....vamos de camino al hospital, Sebas, se ha caído por las escaleras...

-¡¿Qué?!

   Di media vuelta y corrí en dirección a mi coche, Paloma había colgado.
   Conduje como alma que lleva el diablo, creo que casi provoqué un accidente por mi imprudencia. Sólo pedía que no fuese nada, que estuviese bien.... 
  
   Estacioné justo enfrente, casi me voy sin apagar el motor, tuve que devolverme. Cuando entré me encontré a Paloma en la recepción, me vio, la preocupación en su rostro me hizo temer lo peor.
   Me explicó lo que había ocurrido, pero no está segura de lo que pudo perturbar a Luna, aseguró que se puso pálida, cogió su bolso y dijo que debía irse. Paloma la siguió, y poco antes de bajar las escaleras Luna se había quedado paralizada...

-....dijo algo así como: Ame. En un susurro, lo repitió varias veces antes de avanzar, le volví a preguntar si todo estaba en orden y dijo que sí. Caminó, y no sé cómo pero resbaló y rodó por las escaleras.-explicó Paloma, alterada.-Algo la puso muy nerviosa, Sebas, yo sólo mencioné lo que había ocurrido con ésa pobre mujer y sus dos hijas....

-¿Cómo la viste cuando la ingresaron?-pregunté.

-Estaba inconsciente, sufrió un fuerte golpe en la cabeza, Sebas. Pero tenemos que esperar a que el médico nos dé noticias, deberías llamar a Maura.

   Fue lo que hice, la pobre mujer casi me rompe el tímpano del grito que dio cuando le notifiqué lo ocurrido. Suspendería todo su evento y tomaría un avión para reunirse con nosotros.
  Tal vez estemos haciendo un torbellino en un vaso de agua, y esto no sea nada. Es lo que espero.
  Llamé a mi hermano para avisarle que no llegaría porque había tenido una emergencia, a la media hora él y su pequeña hija, Vit estaban allí acompañándonos. Maura y Enrique llegaron poco después de que el médico nos dijera que no había sido nada serio, tenía una pequeña herida en la frente y algunos moratones. Le hicieron los exámenes pertinentes para asegurarse de que todo estuviera bien.
  Abracé a Paloma, y a Maura, aliviado.

-¿Tío Príncipe?-dijo Vit, quien estaba sentada en el regazo de su padre.-Tu Reina del Hielo estará bien, ¿verdad?

   Sonreí, antes de que el médico viniera a darnos la buena noticia estuve hablando con ella y le conté que era una mujer muy especial que seguro le agradaría. Que era un poquito como ese personaje que a ella tanto le gustaba, Elsa de su película favorita.

-Estará bien, cariño.-le respondí.

-Creo que deberías ir a verla primero, Sebastian.-sugirió Maura.

-¿Segura?

-Ve, chaval.-apuró Enrique.

   Me encaminé a su habitación, según el médico, Luna había despertado hacía unos minutos. Y así la encontré, sentada en la cama, estaba distraída pensando en alguna cosa y con su mano derecha cubriendo su muñeca izquierda.
  
-¿Luna?-Entré. Ella me miró y enseguida retiró la mano de su muñeca.-¿Cómo te sientes?

-Un poco mareada, no tengo mucha coordinación.-sonrió.

-Pero en la pista de baile...

-Eso es distinto.-Tocó la mano con la que acaricié su mejilla, besó la palma.-¿Y Paloma?

-Está aquí, de hecho todos están aquí. Mi hermana, tus tíos, mi hermano mayor y su hijita.

-¡Pero cuánto alboroto por un pequeño accidente!-exclamó, sorprendida. 

-Porque nos importas, y no minimices lo que pasó, de "pequeño accidente" no tiene nada. Un golpe en la cabeza puede ser fatal, es una suerte que no sufrieras más daño que moratones y ese pequeño golpe....-dije, observando la recién suturada herida.-¿Qué te pasó, Vida?

   Ella bajó la mirada, ésa gélida mirada.

-No estoy segura, Bastian.-susurró, otra vez su mano en la muñeca, fue como por inercia.-Ame.... Ame....

-Luna, ¿qué pasa?

-Ame.... Ame...

   Su rostro palideció y de pronto entró en un estado de shock donde ni las palabras se le entendían, la garganta parecía cerrársele.... ¿Por miedo? Era como si acabara de ver un fantasma.

-¡Enfermera!-grité. Corrí hasta la puerta cuando empezó a convulsionar en la cama.-¡Ayuda! ¡Por favor necesito ayuda! ¡Un médico!

   Volví a su lado, e intenté sujetarla. Para ese entonces ya había llegado personal del hospital.

-Ya no están....-repitió Luna, en medio de lágrimas cuando la convulsión fue cesando.-Ya no están....es mi culpa... Ame... Ame...

   Intenté acercarme pero no me lo permitieron, tuve que salir. Ellos cerraron la puerta y procedieron a sedarla.
    
-¿Qué le pasa?-pregunté, resbalando por la pared hasta caer sentado en el suelo. Maura se agachó frente a mí.-¿Qué está pasando? Hay mucho más, algo que no me dices, algo que ella no dice....

-No había sufrido una crisis de éstas desde que era muy niña.-dijo Maura.-Hace algunos años mi hermano llegó a contarme que Luna tenía pesadillas cada noche, no dormía bien, no comía bien. En la adolescencia todo cambió, ella cambió; y después del accidente donde su padre y su hermana murieron, Renata, su madre, me dijo que había vuelto a lo mismo de su infancia. Es algo que ni ellos entendían, Sebastian.

   Un fuerte trauma.... ¿Qué quiere decir con Ame?
    Lo de la muerte de su padre y su hermana lo sabía pero al conocerla olvidé aquél detalle, volví a pensar en eso en la madrugada mientras la veía dormir. Y decidí no mencionarlo, no hacer preguntas sobre el tema para no entristecerle. Y sé que triste ya estaba, en un año no se supera algo así, comencé a ver más claro su comportamiento para conmigo. Su frialdad, su distanciamiento, debía sentirse mal por sonreír, por ser feliz a un año de sufrir una fuerte pérdida.... Debo ser la persona más imbécil del mundo por intentar algo con ella pese a todo lo que le pasó....

-Hay algo que debes saber sobre el accidente donde murieron sus padres, Sebas. No quería ser yo quién te lo dijera, deseaba que ella al fin hablara con alguien sobre eso.

-Habla, Maura.

-Tal vez Luna te lo explique más a detalle en algún momento.-Maura se sentó a mi lado.-Ella...iba... Ella iba en el otro coche, Sebastian. Ella ocasionó el accidente donde murieron su padre y su hermana...

   Sentí que ya no estaba allí, sentí que bajaba y subía de un tirón.... 
    Sus palabras, las que repetía una y otra vez antes de verme forzado a salir.... Ya no están....es mi culpa... 
   Pero no era sólo eso, yo sentía que había algo más...

    Pasé la noche a su lado, sosteniendo su mano y su dolor junto al mío....

-Aquí estaré cuando despiertes....-susurré.