Spin-off

Spin-off

jueves, 29 de septiembre de 2016

Anarquía: Lo Invisible se Hará Visible


Londres, Reino Unido
Sahar

     Erza volvió a mi lado, el helicóptero que había derribado se estrelló contra el Palacio de Westminster. Si quería llamar la atención del mundo esto serviría.
    Miré al agente que seguía de rodillas.

-Eso sí es culpa mía, señor Casttle-le dije-. Vamos, Erza.

    Volvimos al coche, subimos y le ordené a Erza llevarme a su apartamento de seguridad en la ciudad. Ella había llevado a cabo varias misiones en Londres, y como todo Hassassin, tenía un piso de seguridad en cada ciudad en la que le correspondía trabajar.
    Si ya antes la gente estaba alborotada, después de lo que hizo Erza el jaleo se disparó más aún; las calles estaban abarrotadas.

-¿No nos seguirán?-preguntó la chica.

-Lo dudo.

     No era la posibilidad de que nos siguieran lo que me abrumaba y preocupaba, la única razón que podía conseguir tenerme así estaba al otro lado del mundo con mi padre torturándola hasta el borde de la locura.
    Mi pasado a su lado inundó mis pensamientos, cada imagen, cada suceso que vivimos juntas. 
   La primera vez que la vi ante mí mi alma cayó arrodillada, me derrumbé en el instante en que levanté la vista en su dirección y no entendía cómo esa forastera había calado en mí con tanta fuerza; lo cercana que me sentía a ella y viceversa, sus dudas que terminaron por disiparse y mantuvo su confianza en mí hasta el sol de hoy. Éramos más fuerte que nunca, más unidas y nada nos separaría, me prometí que nada me separaría de ella; el apoyo de mi madre, los constantes enfrentamientos con mi padre que al final aceptó que Faye no me hacía débil sino todo lo contrario.
    Asesiné a Viktor Strauss por mis hermanas, pero más porque se lo debía a Faye. Hace años le prometí venganza contra quienes le arrebataron a su familia, nunca le mencioné que tal venganza, al menos contra Viktor, vendría de mi mano. Así me lo había hecho saber Circe. Yo sabría cuando y dónde lo ejecutaría, ni siquiera le permití decir unas últimas palabras. No lo merecía.

-Euzma, hemos llegado-dijo Erza, aparcando-. La gente va a permanecer en las calles, ¿no es así?-comentó, al ver la multitud que se aglomeraba en ese lado de Londres.

-Amanda encendió la mecha, la lluvia de sangre les metió algo de miedo y debilitó el fuego que mi hermana inició. Yo sólo quiero avivar ese fuego-dije, abriendo la puerta del coche.

    Seguí a Erza dentro de su piso de seguridad, el interior daba la apariencia de estar inhabitado. El vestíbulo estaba lleno de polvo como los escalones y la baranda de la escalera por donde me guió Erza; anduvimos por un largo pasillo hasta una puerta doble, sacó unas llaves, quitó el candado, y abrió las puertas encendiendo la tenue luz al entrar.
     Aquello era otro mundo, una elegante y limpia estancia cuyas negras cortinas permanecían cerradas. El piso era similar a un gran tablero de ajedrez, baldosas en blanco y negro, tenía unos pocos sillones, un escritorio con carpetas encima, y otro donde se hallaba un ordenador; en la pared había armado un mural con un mapa indicando diferentes puntos en rojo con fotografías de influyentes personalidades.
    Volví a echar un vistazo a la estancia, y la miré.

-Tú no escatimas en gastos, Dekstra Erza-le dije, Erza sonrió.
-Si voy a pasar tiempo lejos de casa, lo haré bien-respondió, yendo hacia la computadora.

-Bien jugado.-Me asomé a la ventana abriendo muy poco la cortina. Abajo había mucha gente, y empezaba a oscurecer-. ¿Tienes registrado el número de teléfono de la casa de seguridad adonde envié a mi hermano y los demás?

-Sí.

-Márcales, debo hablar con mi hermano-ordené. Tenía que avisarle que seguía en Inglaterra y que por ningún motivo se movieran de donde estaban, las cosas se pondrían feas.

-Creo que tienes que ver esto, Euzma-dijo Erza. 

    Acudí a su lado, dejó el teléfono móvil en la mesa al lado del ordenador. Amanda apareció en un primer plano, la estaban entrevistando:

-...fui presionada para dar una falsa información, estaba bajo amenaza...

-¿Está pasando justo ahora? ¿Esto es en vivo?-le pregunté a Erza, quien asintió.
-Yo...-Amanda empezó a llorar, las lágrimas corrían por sus mejillas, y cuando enfocaron a la entrevistadora ésta puso una mano sobre las de mi hermana como animándola a continuar-....yo fui adoptada por los Carlysle, tuve una niñez muy trágica llena de abusos y violaciones. Los Carlysle me salvaron de todo eso, mi padre, Vládimir Bélikov no es quien dice ser....

-Está mirando a alguien-susurré. Amanda estaba afectada, no fingía esas lágrimas; mentía, cada palabra que salía de su boca era una mentira. Noté que observaba a alguien delante de ella, y no era a la cámara-. Es distracción, quieren confundir a los televidentes, si este programa lo están pasando ahora deben tenerlo como tópico al otro lado del mundo, ¿no crees?


-Para no darle cobertura a lo que se está iniciando aquí en Europa-dijo Erza, entendiendo mi punto.

-Llama a Drako, Amanda está viendo a alguien delante de ella. Y quiero estar equivocada al pensar que es quien creo, y si es ¿cómo demonios lograron arrebatársela a Drako?

    Erza cogió el móvil y marcó. No me apetecía seguir escuchando a Amy, sólo veía su rostro, sus lágrimas.

-Te estoy dando tiempo, padre-llamó mi atención el cambio en su mirada al decir eso-, para que recapacites y te entregues a las autoridades. Tiempo-repitió-, para desbaratar la agenda que tienes y hacer las cosas bien, no siguiendo un maldito plan. Si me estás escuchando, hazlo. Por tu familia, si alguna vez nos quisiste, haz lo que sea necesario para salir de esto, haz lo que sea necesario para salvarte, y salvarnos....

    La transmisión se cortó como había pasado con la vídeo información que dio días atrás.

-¡Mierda! No cae la llamada-soltó Erza-. Caín está muy ocupado como para ver su mensaje-comentó, refiriéndose a lo que dijo Amanda.

-No era para mi padre, era para mí. La única que está en posición y sin debilidades soy yo; hay guerra en el Cielo, aquí en Assiah se está armando una que no habían planeado, un alboroto de tal magnitud que ellos no se esperaban. Les estamos volteando todo cuando la intención era iniciar una guerra entre el hombre y Dios.

-Tu hermana dijo: desbaratar la agenda-susurró Erza, pensativa.

-La Biblia es la agenda de la élite, ¿recuerdas? La palabra religión fue creada por ellos, y aunque en el libro hay partes de verdad para advertir a la humanidad de lo que se les vendría, hay otras que fueron manipuladas, cambiadas a través de los años para controlar a los humanos, esclavizarlos. ¿Por qué crees que las profecías se están cumpliendo de forma exacta? Están siguiendo cada paso como si de una lista de supermercado se tratara.

    "...no siguiendo un maldito plan..". Eso dijo Amanda, "....haz lo que sea necesario para salir de esto..". Era lo que yo tenía pensado, hacer lo necesario.
    Erza volvió a intentar con el móvil, la llamada a Drako no caía así que marcó al teléfono de la casa de seguridad donde se encontraban mi hermano y los demás. Me lo pasó cuando contestaron.

-Vadhir...

-¡¿En qué demonios pensaste, Sahar?!-exclamó mi hermano del otro lado del auricular, lo alejé un poco-. ¡Mueve tu culo para acá

-Mi pacífico hermano, damas y caballeros-dije, Erza rió. Se volvió a pegar al ordenador-. Sigo en Londres, las cosas cambiaron, no se muevan de donde están. Es una orden, Vadhir.

-No creo que...

-¿Cuántas veces tengo que repetir que estoy a cargo, Erza?-le pregunté a mi Dekstra como si no terminara de explicarme-. Hay jaleo en todo el continente....-Erza me notificó que al otro lado del Océano las cosas habían empezado a calmarse, las protestas provocadas por la confesión de días atrás de Amy comenzaban a disminuir, la policía estaba en la calle-. Erza me acaba de informar que en Norteamerica ya lograron apaciguar las protestas, los tienen desinformados con respecto a lo que ocurre de este lado, Vadhir. Papá está ocupado, la guerra estalló en el Cielo hace rato, aquí en Assiah somos la única defensa contra la Élite de Luzbel, si la intención es adelantar Armaggedon me encargaré de hacer lo necesario para lograrlo, así que dile a Khal que movilice a todos nuestros hermanos Hassassins, tomaremos Europa, haremos que se levante el mundo entero contra sus Gobiernos y revertiremos lo que ellos han venido fraguando.

    Vadhir se quedó en silencio, lo oí suspirar.

-¿Estás segura de lo que vas a hacer?-preguntó-. Anteponer la seguridad de gente extraña a la tuya no es cosa de la Sahar que conozco, la Sahar que conozco esperaría a que se lo ordenaran.

-Haré lo necesario para protegerme, y proteger a mi familia. Si gente desconocida e inocente también se salva, será sólo a consecuencia de lo que haga-dije, acto seguido le colgué.

     Erza se levantó, me miró enarcando una ceja.

-¿Qué?

-Euzma, si todo sale bien salvarás a mucha gente-habló, nerviosa por lo que pude notar.

-Es una guerra, Erza, y sabes que en una guerra el número de muertes resultante es mayor al número de salvados. Además me preocupa lo que Faye vio en las visiones que tuvo, mi padre morirá, Luna, Amanda....

-Podemos cambiarlo.

-Circe dice que no es posible.

-Intentémoslo-dijo, imprimiéndole seguridad a su voz. Yo misma le había dicho a Faye, horas atrás cuando la vi entre visiones, lo del libre albedrío, podemos cambiarlo, hacemos nuestro camino-. Y Euzma, ¿qué pasará con los que defiendan este sistema?-preguntó Erza, haciéndome volver a la realidad.

    Volví a mirar por la ventana, el número de personas iba en aumento. 
   Amy confiaba en mí, sabía que el mensaje llegaría, y ella debe tener sus propios movimientos a punto de ejecutar; solíamos pensar de un modo similar, lo que sea que esté pasando del otro lado ella volvería a revolver las aguas, y lucharía por nosotros, por Luna. A ninguna de las dos nos importaba lo que pasara con esta gente, pero teníamos que hacer lo correcto, y lo correcto, según lo que Faye diría, sería salvar a los inocentes e intentar hacer recapacitar a quiénes aún defendían el modo en el estaban viviendo. Un sistema corrupto.
    Pero yo no estaba para perder mi tiempo en hacer recapacitar a quien ama ignorar la cruel realidad, a quien ama que lo esclavicen, a quien ama vivir del pan y circo que le dan. No me va la piedad.

-Los mataré a todos.






    Continuará...