Spin-off

Spin-off

lunes, 7 de diciembre de 2015

"Tú, que Viniste de las Estrellas..." (II)



Seúl, Corea del Sur....
Diciembre del 2013....


   La decoración de mi nuevo apartamento me distrajo del mal rato que pasé con el desabrido de mi vecino.
     Mi nuevo hogar tenía todo lo que me gustaba.... Bueno, a decir verdad, no le presté mucho atención. Por lo general paso por alto muchas cosas de mi entorno, y si esta vez no era la excepción tenía una simple razón: Mi ánimo estaba por los suelos.
   Me cambié la ropa que llevaba por una más cómoda, removí el maquillaje de mi rostro y me lavé bien la cara. Cogí mi portátil y me senté en la sala, sé que no es buena idea leer los comentarios que dejaron después de colgar ese tweet, pero sentí curiosidad. Miré el árbol de navidad que decoraron y dejaron en una esquina del salón mientras abría y encendía el ordenador, sentí una punzada en el pecho al recordar.... Sacudí la cabeza y empecé a leer los comentarios de la gente.

-¿"Ella no tienen ni conocimiento común ni sentido común"? Sólo leyendo su ID una puede darse cuenta que no es más que un estudiante de primaria-susurré al ver el nombre: "SúperDOtaku".-"¿Se habrá inyectado botox en el cerebro?" "Su cerebro no debe tener arrugas."

   No quise seguir leyendo así que cerré la portátil.

-¿Los estudiantes de primaria recibirán clases particulares de cómo insultar? ¿Les darán lecciones sobre cómo hacer comentarios maliciosos? Es lo único que parecen enseñar en las escuelas estos días.-El móvil empezó a vibrar, al ver que era mi madre chasqué la lengua pero tomé la llamada aún sabiendo que llamaba para pedir algo, eso era seguro.-¿Qué quieres?

-Deberías tenerle un poco de respeto a tu madre, ¿cómo me puedes humillar de esta forma?-Ahora sí que perdió la cabeza.-¿Tengo que enterarme por otras personas que mi hija se ha mudado? Que la madre de Sae Mi lo supiera antes que yo, es un insulto.

   Debí suponer que Sae Mi se lo comentaría a su madre.
   Es mi mejor amiga, y una colega con la cual trabajo en el mismo proyecto gracias a que persuadí.... En realidad amenacé al director con dejar la telenovela si no la incluía. Suelo hacer eso, pero ella lo ignora; me gusta trabajar con mi mejor amiga, la aprecio mucho.

-Me dijiste que no te llamara nunca, que me desconocías como tu hija-le recordé.

-Eso no fue más que cosa de momento, ¿y desde cuando me escuchas?

    ¿Es en serio?

-Te escucho desde siempre, ¿recuerdas cuando me pediste dinero para usarlo en ese restaurante francés agonizante? ¿O la vez que me pediste dinero para abrir una tienda especializada en ropa importada?

-¡Por favor! Eso fue hace mucho tiempo.

-¿Entonces quieres que hable de cosas más recientes? Vale, te refrescaré la memoria: me pediste dinero para un centro de dieta, o esa vez que perdiste dinero al invertir en esa maldita tienda de donas.....

-¡Eso ni siquiera costó tanto!-exclamó, alejé el móvil. Me tenía hastiada.-Deberías mirarte en un espejo, esa cara y ese cuerpo. Dime ¿quién te dio esa belleza valuada en millones de dolares? Si no tuvieras una madre como yo, venga ¿piensas que es posible tener esa belleza sin ninguna cirugía? Eres natural gracias a mí, así que lo que te pido es poco comparado con lo que te he hecho ganar. Y siendo honesta: apestas actuando, si estás en comerciales y dramas es gracias a lo bonita que eres, como yo, no porque seas buena actriz y eso hasta tú lo sabes.

   Me dolía en el alma que mi propia madre me dijera todo aquello, recibir insultos de extraños era una cosa, ¿pero de mi propia madre? Me sequé las lágrimas, no sé por qué me sorprende, no podía esperar otra cosa.

-Yo me parezco a mi padre no a ti-dije con calma, aunque me doliera pensar en él.

-¿Perdiste la cabeza, Song Yi? ¿Cómo que te pareces a tu padre? Todos saben lo feo que es.

-Cierto, te casaste con papá por su dinero no por su apariencia.-Las lágrimas volvían a correr-Por eso lo abandonaste cuando se quedó sin nada.

-¿Tú qué sabes?

-Sé lo suficiente. Y la verdad es que sí, soy como mi padre, y te odio por ser como eres ¡así que no hables de mi papá con esa boca!

   Hubo un minuto de silencio, ella lo rompió con algo que ya me esperaba.

-No tengo dinero, envíame cinco millones. Sería bueno que transfirieras tu dinero automáticamente a mi cuenta, ¿no crees?-Ni que estuviera tan loca-Y por cierto, llama a tu hermano. Yoon Jae no ha venido a casa en 2 días.

    Colgué.
   Necesitaba un respiro después de una llamada de mi madre, siempre pasa lo mismo.
    Y mi hermano....

-¡Oh, Cheon Yoon Jae! Este loco mocoso, ¿se escapó de casa otra vez?

    Le marqué varias veces y no respondió.
     Conociéndolo debe estar bien, aunque no deja de preocuparme; mi madre me trata mal, y mi hermano no me habla.
















----------------------------------------------


      El silencio de la noche me relajaba, acostumbro a dormir temprano tras un día de trabajo, un días más tachado en el almanaque, el regreso a mi mundo estaba cada vez más cerca.
   Cerré mis ojos y recordé que esta mañana tres de mis colegas me abordaron preguntando si iría a una reunión para los profesores de la universidad en la que trabajamos, y al ver mi comportamiento me interrogaron sobre si sabía el nombre de alguno de ellos. Abandoné la sala de profesores sin responder lo uno ni lo otro.
  No voy a reuniones, no me gusta salir en fotografías, y no me gusta socializar. Conozco el dolor que provoca perder a alguien, y no quiero tener lazos con nadie para evitarle el sufrimiento que pueda provocarle mi partida.
   Ya iba agarrando el sueño cuando escuché el sonido de una gota cayendo, me levanté porque en serio me irritaba. Bajé y cerré bien la llave del grifo de la cocina. Volví, me cubrí con las mantas y al cerrar los ojos escuché otra cosa:

   "¡Que soy cruel! ¡Oh! ¡Mujer! ¡Oh! ¡No me insultes! Prefiero que me odies. Detente ahora mismo. No me muestres tu afecto demasiado...~"

    Odio tener una audición tan sensible, mi nueva vecina, que además no sabe cantar, está dando un espectáculo que sólo puedo oír yo. Y se supone que los apartamentos son a prueba de ruidos; intenté dormir pero....

   "¡Oh! ¡No vuelvas a buscarme otra vez!...." 

-Eres demasiado cruel-susurré. Me senté en la cama-Debería maldecirte, sí, eso debería hacer-.

    Sus gritos hacían pensar que estaban torturando a un pobre pavo. Salí de la cama para ponerla en su sitio.

   "......¡Sieeeeeeeeeeeeempre!"


   Toqué el timbre un par de veces.

    Me hacía bien cantar, y más después de un mal día. 
    Oí que tocaron el timbre, fui a abrir, desconcertada por aquello y me quedé aún más desconcertada al ver a mi vecino el desabrido en bata de dormir e igual de serio que hace rato.

-Me preguntaba si sabía qué hora es en este momento-le dije.

-¿En este momento? ¿Qué hora es? ¿Un poco más de la diez?-¿Será que no tiene reloj? Que viniera a preguntarme la hora resultaba raro.

-Exacto, está muy tarde. Es de sentido común no cantar, incluso si canta bien.

-¿Escuchó?-Eso no podía ser posible-Me mudé aquí porque escuché que este edificio tiene una gran construcción a prueba de ruido, lo siento de todos modos.

   Me disponía a cerrar la puerta, él volvió a hablar.

-Cuando alguien canta tan terriblemente deberíamos verlo como ruido, no como canto.


-¿Qué?-¿Pero qué le pasa a este tío?

-El ruido en el vecindario es en realidad considerado delito, si lo reporto a la policía pueden castigarla.

   Me echan mierda por las redes sociales, me echa mierda mi madre y encima, como si lo ocurrido durante el día no fue suficiente, ¿viene el arrogante y desabrido de mi vecino a decirme que me va a denunciar con la policía?

-¿Así que está diciendo que va a reportarme? ¿Sólo por cantar un poco?

    Creo que la chica no me entendió.

-No me refería a denunciarla, es sólo que es de sentido común....

-Así que está diciendo que carezco de sentido común, ¿no es así?

   Volvió a mal interpretarme.

-No es eso....

-Está diciendo que no tengo conocimiento común, o sentido común en estos momentos. ¡¿Sólo botox en el cerebro ¡y que por eso no tiene arrugas?! ¿Es eso? ¿Que soy estúpida e ignorante? ¿Que me inyecté botox en el cerebro? Es lo que estás queriendo decir ¿no?-Ya estaba harta, exploté-¿Sabe? En todo el día no he comido más que una manzana y media hoja de lechuga, y aún así me siento llena porque la gente me ha hecho tragar insultos, pero la verdad es que jamás me imaginé que pudieran maldecirme por cantar.....

   De pronto la chica empezó a llorar, y eso me hizo sentir mal por ella, por lo que decía.

-....¡¿No tengo permiso de cantar?! ¡¿Ni siquiera un segundo?! Después de todo recibí críticas de mucha gente durante todo el día, pues dime ¿dónde demonios puedo liberar estrés? ¡¡¡¡SÓLO HE COMIDO UNA MANZANA Y MEDIA HOJA DE LECHUGA!!!!!

   Cuando me di cuenta de que me estaba desahogando con él, con un extraño, paré. Él quiso decir algo, supuse que quería disculparse, pero levanté la mano.

-No tiene que disculparse, así que olvídelo-Intenté acercarme.-No tengo ganas de hablar más con usted.

   Entró a su apartamento y yo volví al mío. 
  Me acosté, pude oír claramente cómo lloraba y las cosas que decía entre sollozos, a solas:

  "¿Qué hice mal? Ustedes lo saben todo, ¿no? Díganme, ya que son tan inteligentes.... Alguna vez dijeron que yo era la más bonita, la que más les gustaba.... ¿Cómo pueden masticar a una persona como masticar un chicle? Sólo hablan mal de mí como si lo supieran todo, como si yo fuese una basura.... ¡Gente desleal!...."

    Al final no me iba a dejar dormir así que bajé a mi estudio, cogí un cuaderno de uno de los estantes y fui a sentarme detrás de mi escritorio.
     Lo abrí y escribí:

   18 de Diciembre del 2013
    Registro de los 3 últimos meses en la Tierra....

 



   
    












----------------------------------------------------

    Fui convocada a una reunión con el CEO de la agencia, todo antes de empezar a filmar; me hicieron ver las noticias, el bululú que se formó por el estúpido comentario que hice sobre el árbol de café y chocolate estaba en pleno auge.
     En las noticias decían que en las universidades nos daban libertad a las celebridades, nos consentían todo, y que a mí jamás me habían visto por allí. Vale, sólo fui por pocos días, pero deben entender que estoy ocupada con mi trabajo, esto del mundo de la actuación tampoco es fácil, tengo que hacer millones de cosas, ¿no pueden entender eso? Tengo una agenda apretada.

-Hablé con el director del drama-dijo el CEO, apagando el televisor.-Filmaremos tus escenas los fines de semana, y en la noche. Hoy, irás a clases.

-No después de esto, dirán que lo hago por lo que pasó.

-Sí, sí, pero si no vas dirán que no escuchas, que no aprendes de tus errores. Sé un ejemplo, ve a clases hoy.

   Resoplé dando por perdida la discusión.
    Salí con mi representante y mi asistenta, a buscar algo qué ponerme, algo que fuese impactante y único para sorprender con mi llegada a la universidad. Fuimos a la tienda de mi diseñador favorito, y luego a hacerme la manicura y pedicura; a la salida de allí mi asistenta me ayudó a bajar las escaleras, fue cuando escuché a mi representante saludar a alguien que creí no volvería a ver en un buen rato.

-Vaya, Song Yi. Te pusiste más bonita-sonrió él al verme.-Te convertirás en una verdadera diosa conforme pasen los años.

-¿Cuando llegaste?-le pregunté, poniéndole un dedo en la frente y empujándolo cuando intentó acercarse.

-Hace treinta minutos, cariño. Y han sido seis meses de estar separados, dime ¿no te hace feliz verme?

-No tengo tiempo para estar feliz por tu regreso.

-Escuché que vas a ir a la universidad, venga te llevo.

    Prefirió ignorar olímpicamente mi rechazo, pero era un buen amigo mío así que acepté que me llevara.
    Hye Kyung, heredero del Grupo S&C, y un joven soltero muy codiciado que sólo tiene ojos para mí. Aún cuando yo no puedo verlo de otra forma que no sea como amigo, él sigue insistiendo y eso a veces me irrita, y otras veces me hace admirarlo por lo perseverante. Es un buen hombre.

-Parece que estás de buen humor, ¿a qué se debe?

-Eres tú, el verte me hace bien.-Ahí va-Deberías bajarle a tu apretada agenda y hacer tiempo para nosotros-Lo observé, prácticamente lo maté con la mirada.-Es broma, es broma-rió.-Ve a la escuela con conciencia, gradúate, y después de eso casémonos el año que viene.

-Detente delante de ese taxi, aquí me quedo.

-¿Por qué evades el tema? ¿No piensas casarte?

-¿Quién ha dicho que no me casaría?

-Entonces sí lo harás.

-Lo haré, eventualmente.

-Si lo haces, sería mejor si te casas conmigo, y si te vas a casar conmigo sería mejor hacerlo pronto.

-Me casaré algún día, pero no será el próximo año.

-¿Por qué?

-Porque si me caso no recibiría guiones para melodramas, querrán que haga dramas para mujeres viejas. 

-No digas tonterías, eres bonita, te darán papeles para melodramas, comedias románticas, podrás hacer de todo, eres talentosa, Song Yi. Y si no lo hacen, si no te dan buenos papeles en esos dramas, puedo decirle a mi padre para que los produzca.

   Esto es increíble.

-No hago comedias románticas o cosas como esas, quiero hacer melodramas apasionados, ardientes, eróticos.-Esto lo pondría nervioso, será divertido.

-¿A-ardientes?-titubeó.

-Sí, ¿hay algo de malo en los melodramas ardientes? ¿No te gustan?

-Sí, sí, claro que me gustan: las relaciones ardientes son las mejores, las novelas rosas no sirven, son vomitivas.

    Sí que estaba nervioso, contuve la risa y le eché más leña al fuego.

-Con escenas calientes de besos y desnudos.....

    Empezó a estirarse el cuello largo de su suéter mientras conducía. Miré al frente, disimulando mi sonrisa.

-Yo lo entiendo, entiendo tu posición, nací en Estados Unidos, lo que significa que tengo una mente abierta. Sin embargo no soy una persona que sepa entender, o diferenciar entre actuación y realidad.

-No necesito que tú lo entiendas, me basta con que mi futuro esposo entienda, es lo único que necesito.

-Te lo he dicho muchas veces, desde que estábamos en segundo de secundaria: Yo soy tu futuro esposo. Y mírame, ya no estoy hablando el inglés que tanto te molesta, querías entenderme ¿no?

   Lo miré de soslayo.
    Cuando llegamos, los periodistas que esperaban mi llegada se nos echaron encima. Hye Kyung, entre otros, actuaron como escoltas; saludé a mis admiradores, a los mismos periodistas, sí, era lo que tocaba, vestirme de la estrella, de la Diosa del Pueblo.
   Sonríe Song Yi, sonríe.

    En el salón de clases no fue tan diferente, los estudiantes me tomaban fotografías con sus teléfonos móviles, y mi representante les pedía que no lo hicieran. Pero pocos hicieron caso, luego se fueron sentando y escuché que unas chicas que estaban sentadas al frente empezaron a criticarme, patéticas.

-La clase ya debería empezar, mientras más rápido más pronto saldremos.-le susurré a mi representante cuando se sentó a mi lado.

    Abrí el libro que tenía ante mí, era la clase de psicología. Y al levantar la mirada del libro lo vi.....

-Es ese demonio, ¿qué hace aquí?-musité, al ver a mi vecino entrar y situarse en el sitio donde debería estar el profesor.

-¿Se refiere a él?

-Sí.-Su mirada y la mía se encontraron. Yo rompí el contacto visual.-Me refiero a él, es mi vecino.

-Eso es bueno porque esta no es una clase para la carrera de teatro y cine, esta clase es realmente difícil; tiene una "F" en esta clase por eso tiene que repetir el curso.

-¿A qué te refieres?-Lo miré.

-A que espero que no haya cometido ningún error con su vecino quien resulta ser su profesor, ¿o hizo algo indebido, Song Yi?-¡Ay, Dios! Sí metí la pata con él.-Aunque no creo que lo haya hecho, no tuvo tiempo para eso, apenas se mudó ayer.

-De hecho sí tuve tiempo de sobra para eso.-susurré, recordando la vergonzosa escena en el elevador, y luego cuando fue a quejarse por "el ruido" que hice al cantar. Le grité, las dos veces.

    Pateé el piso para liberar lo enfadada que estaba conmigo misma. Ahora qué hago.....