Spin-off

Spin-off

jueves, 6 de agosto de 2015

Febrero....(VII)...





   Pasado....

     
       Me lancé a sus brazos cuando lo vi entrar por la puerta, su calor me hizo falta en estos días distanciados. Por un instante me observó con ternura, una mirada que a la vez resultó enigmática, como si quisiera grabar en la memoria cada rasgo de mi rostro.
    Conseguía acariciarme y darme todo en una sola mirada; la promesa encerrada en sus ojos la convirtió en palabras, sentí una calidez recorrerme a medida que oía aquellas palabras salir de su boca y transformarse en intimidad, me hizo el amor con su "Prometo amarte.....". 
   Quise interrogarlo sobre qué había ocurrido o qué pasaba, y no es que no fuese así de cercano siempre pero sentí algo distinto. Había malas noticias, estaba preocupado. Me leyó la mente y para acallar una pregunta no formulada, me besó.....
    .....Y en su beso buscó a la puta en mí, a la amante, a la mujer.
   Me cargó y subió las escaleras conmigo en brazos, busqué su boca cuando él se apartaba para ver por dónde iba, para asegurarse de no dar un paso en falso. Abrió la puerta del dormitorio como pudo, nada más entrar me llevó a la cama acostándose sobre mí comiéndome la boca, y explorando con su lengua cada espacio hasta encontrarse con la mía. Sus manos subieron por mis piernas, por debajo de la falda de mi vestido. Yo no llevaba nada debajo a propósito, ansiaba su regreso; lo empujé a un lado y me levanté, Muller se quedó acostado observando cómo me desvestía, era un depredador aguardando el momento perfecto para saltarle encima a su presa.
   Su erección se marcó en su pantalón, él se la acarició mientras miraba mi coño y subía hasta encontrarse con mis ojos. Se puso de pie, suspiró ante mi desnudez, y su excitación; se apoderó de mi labio inferior, mordiéndolo, robándome un gemido de dolor en el acto.
   Le quité el abrigo, sus labios en mi cuello. Y mi piel erizada por su cercanía, mi sexo siendo acariciado por su mano con ternura, él sentía esa humedad que brotaba de mí, susurró a mi oído que me haría suya, que mi cuerpo era su templo, que merecía ser adorada como la única diosa a la que le debía devoción.... 
  Si hiciéramos caso a leyes religiosas ambos seríamos considerados herejes, por blasfemar de ese modo, porque a él lo sentía mi Dios y mi demonio. Muller era la serpiente y al mismo tiempo la manzana, y para él yo era lo mismo....
 No nos expulsaron del Edén,  de hecho nos adentrábamos en él cada vez que nos vivíamos de este modo....
    
    Arranqué su camisa, él me obligó a girar. Sentí su mano acariciar mi espalda mientras me inclinaba, apretó mi culo, masajeando y pegando su erección, aún en sus pantalones, me moví hacia ella.

-Quédate quieta, Veena. O te irá peor....-suspiró entre dientes, aguantando sus propias ganas.

   Observé por encima de mi hombro como se sacaba la verga; me aferré a uno de los postes de la cama al sentir la punta a la entrada de mi coño al tiempo que uno de sus dedos empezaba a jugar con mi otra entrada.... 

-Hermoso culo, mi putita.... mía...-susurró. 

  Me penetró fuerte, duro. Y a cada embestida de su verga, las entradas y salidas de su dedo en mi culo eran más rápidas.... Hasta que lo sacó y se asió de mis caderas, guiando mis movimientos....
   Salió de mí sin previo aviso, y me pegó a su cuerpo. Lo tenía a mis espaldas sintiendo su respiración en mi cuello, mordió el lóbulo de mi oreja, pasó a mi hombro; sus manos torturaban mis pezones. Levanté mis brazos y me aferré de su nuca, sintiendo sus mordidas en mi cuello....
    Me giró poniéndome de frente a él, me guió hasta la cama y tras sentarse, me sentó sobre su sexo, despacio; sentí la punta entrando lenta, fundiéndose con el mío.... Besó mi boca al mismo tiempo que empecé a moverme sobre su polla, sus brazos me apretaban cada vez más, no sabía dónde terminaba mi marido y dónde empezaba yo.... Su aliento y el mío eran uno en el beso, intercambiando caricias, intercambiando fugaces miradas de deseo y amor....
    Yo... 
  Que visto como la noche... 
  Que mis lágrimas eran rocío en cada rincón del desierto...
  Conservo el alma de mi amor enlazada a la mía por toda la eternidad....
   Soy fuego y hielo....
    Hoy soy cielo estrellado....
   Agua de manantial....
   Soy hechicera....
   Virgen y prostituta de mi Caballero....
  Y a él la timidez de su virgen, y la experiencia de su prostituta lo encendían.... Una experiencia que adquirí con él.... Y cada vez aprendía más con él... Yo era volátil, y él me encendía... 

    Mi frente apoyada en la de él, y su verga entrando con más fuerza.... Aferrada a su hombro, y a su cuello sentí su beso en mi pecho. Mordió y volvió a mi boca... 
    Su dureza entraba y salía con fuerza.... Hasta que en medio de sus labios gemí su nombre justo en el momento en que su caliente esencia me inundaba, y la mía se mezclaba con la suya....

-Este tipo de bienvenida comienza a ser adictiva.-dijo, besando mi hombro tras recuperar el aliento. Yo seguía sobre él, aún no salía de mí, y me encantaba sentirlo dentro...así...-Eres fuego, Veena.

-Y tú la leña, niño.-susurré con una sonrisa maliciosa en mis labios.-Nunca dejaré de amarte, Muller, eres mi todo.-Acaricié su corto pelo negro, besé su frente.-Dios te bendiga, mi vida....

-Dios nos bendiga a ambos, y guíe con su luz nuestro destino juntos.-dijo, y vi otra vez la preocupación asomando en su faz.-Prometo dar mi vida por ti de ser necesario.

   Sonreí, me puse de pie pero sentí sus manos en mis caderas, atrayéndome hacia él.

-¿Qué pasa, Muller? Me dueles, sé que algo no anda bien; y admito que tuve un mal presentimiento cuando te marchaste. Lo que sea, podré con ello.

   Suspiró, besó mis labios muy quedo. Aún había rastros de lujuria, de ganas.... Nuestras ganas por el otro parecen no acabarse.


-Mi padre me confesó que todo lo ocurrido hace ocho años fue fraguado por Issa.-soltó, bajando la mirada, apenado por la ayuda que brindó su padre a mi tío.-Se vio obligado porque Issa lo amenazó con hacernos daño, tuvo que hacer un trato con él; tú y tu familia a cambio de no asesinarnos a nosotros los Preminger. Issa quería que mi padre hiciera el trabajo sucio, lo conoce desde antes que tú y tu familia vinieran a Europa.


-¿Cómo así?-Me sorprendió saber ese detalle.


-No sé, recuerdo que de niño lo conocí, y para entonces él sabía que tu camino y él mío se unirían. Él mismo me lo dijo, y aseguró que no permitiría que estuviéramos juntos.


    Si bien no recordaba el rostro de mi tío, sí recordaba lo que de él se decía. Le gustaba jugar con las artes oscuras, y sé que ni mi abuelo le tenía buena estima; no recuerdo un acercamiento entre mi tío y yo. Después de dejar Egipto no se volvió a mencionar su nombre en casa.


-Por esta noche quiero que nos vivamos, Cielo mío.-susurró a mi oído.-Mañana hablamos más seriamente, acabo de llegar y eché de menos a mi hermosa  flor del desierto.


    Su mirada malévola me dijo todo lo que quería hacerme....

    Por ahora me concentraré en buscar y darle placer, pero me moría por saber qué más había descubierto....



























*



 Presente....

    Escuché-por quinta vez-el mensaje de voz que Dorian me había dejado. Tenía el diario de Caterina Vitaly abierto sobre mis piernas, había empezado a leerlo y sólo había cosas sobre su esposo-algunas muy fogosas-, sobre sus hijos, su vida en general.

   Puse el móvil a un lado, iba a empezar a sentir pena por mi padre y sus intentos de acercarse pero me vi interesada por un párrafo al ver el nombre "Veena" en él. Nonna lo mencionó, era la dueña original de mi colgante.
   El texto rezaba:

"7 de Enero....


   Hoy la conocí, después de tanto oír hablar de ella, al fin la tuve enfrente. Ilona había mentido con su descripción, Veena no era ni la mitad de la mala mujer que la señora Preminger solía nombrar en los bailes y de la que se decía, había engañado a su esposo.

   Muller no puede estar más enamorado, es una mujer bondadosa y en su mirada se nota lo mucho que ama a su marido. No la creo capaz de engañarlo con otro hombre.
   Su pelo negro es largo, ondulado, y sus ojos cafés tienen un brillo hermoso que parece rodearla. Es evidente ese halo de misterio en su mirada que hace que parezca saberlo todo de ti con sólo observarte; o su sonrisa que resulta pícara, como si ocultara algo o como si hubiese llevado a cabo alguna travesura de la que solo ella sabe.
  De todas las personas que he conocido, Veena sería la elegida como una perfecta mejor amiga. 
   Ha sido lindo presenciar el brindis que Muller hizo en su nombre, y ese hermoso colgante que le obsequió era tan mágico como las palabras que le dedicó....."

    Nonna llamó a la puerta, yo tenía una sonrisa en los labios; casi pude ver a Veena, casi estuve allí mientras Caterina escribía esa entrada en su diario.


-Pasa.-dije. Nonna entró con un plato de comida.-No tenías por qué traerme la cena, nonna, pude bajar.


-Necesitas descansar, te desmayaste, ¿recuerdas?-Dejó el plato en la mesita de noche.-¿Has leído algo?


-Me sentí como en un sueño. No, de hecho me siento como en un sueño; esta mujer escribe cosas muy bonitas, y Veena parece ser una persona interesante.

-Lo era, pero sufrió mucho, cariño. Y sé que su destino se repetirá contigo; eres como ella, y Gastón es tal cual era su esposo Muller.-dijo nonna, una triste sonrisa se dibujó en sus labios.-Gastón y tú debían conocerse, nacieron para estar juntos otra vez.


-No estoy segura de que Gastón sea de los que creen en los juegos del destino. No estoy segura de que crea que todo está escrito, que hay almas que están destinadas a ser; no estoy segura de que crea que nuestras almas están atadas desde hace tiempo.


   Yo sí sentí algo más cuando lo conocí, sentí que ya era mío... Y entonces recordé ese primer beso y lo que dijo tras robármelo: ".....tenía que hacerlo, Forastera...". La palabra en sí me resultó familiar, él ya me había llamado así, antes. Ese él de su vida pasada lo hizo llamarme así, una parte de Gastón me (re)conoció....


-Aún me parece increíble, ¡y creo en ello!-sonreí.


-Mi familia supo quién eras nada más conocerte, pequeña. Toda mi familia conoce la historia de Veena y Muller, y lo que tuvieron que vivir en cada una de sus reencarnaciones.-Nonna se levantó y caminó hacia la puerta.-Te sugiero que continúes leyendo, y duermas un poco. Luego me hablarás de esa mujer con la que tropezaste.


   ¿Qué más podía decirle? Todo lo que sé es que tras ese tropiezo y el sonido de su voz, escuché a Gastón diciendo el nombre: Freyja.

    El móvil sonó.
    Era un correo de él, vaya sincronía.

"Querida Forastera,

    Cuidaré tu luz para que no se apague, y espantaré las sombras, o al menos intentaré que exista una perfecta convergencia entre ellas...
   No pienses que no te merezco, que no eres suficiente para mí.... 
   Eres más, y pondré orden a tu caótica vida, porque ya me ayudaste con tu sola existencia a poner orden en la mía... 

Te quiero....
Tu Ladrón....




Pd: Vivo en tu calma... Y en tu caos...."



    No había dudas...

    Mi destino era él... Mi destino estaba con él....