Spin-off

Spin-off

miércoles, 5 de agosto de 2015

Febrero....(VI)..



  Pasado.....


-Mientes.-solté, lo seguí hasta dentro de la casa.-Tiene que haber algo más, de no ser por mí, Veena estaría muerta ahora mismo. Estaba en la horca, planeaban asesinarla como al resto de su familia; Issa no quería recuperar a su hija, si lo es pues sigo dudando, la quería tan muerta como su hermano, y tú lo estuviste ayudando, bestia.

   Mi padre me soltó una cachetada que resonó en el vestíbulo.


-No conoces a Issa, no sabes qué clase de monstruo es. Si no lo ayudaba, ustedes pagarían las consecuencias... ¿Qué habrías hecho tú? ¿Qué habría hecho tu mujer de estar en esa posición...?


-¡Lo correcto!-exclamé.-Habríamos hecho lo correcto, y conociendo a Veena como la conozco, si Issa fuese en este momento y la amenazara con hacerles daño a ti y a mi madre, si no se entrega.... Ella no lo pensaría dos veces, preferiría dar su vida a cambio de vuestra seguridad. Tú, tú asesinaste inocentes para culpar a gente inocente, Issa te usó para hacer el trabajo sucio y en cualquier instante se presentara para asesinarnos. A todos, padre. De nada habrá servido lo que hiciste en el pasado para salvar a tu familia.


    Armand Premiger bajó la mirada, él sabía que no exageraba.


-Veena posee algo que Issa desea.-dijo, confesando aquello que, supuse, Freyja omitió en nuestra conversación.-No sé quién sea su madre pero me temo que tanto ella como Issa manejan artes infernales, diabólicas. La verdadera madre de tu mujer es inmortal y es algo que Issa no ha podido conseguir aún, la única forma en que puede lograrlo es sacrificando a su primogénita; tiene la idea de que Veena puede vivir por toda la eternidad como lo ha hecho su madre, y que posiblemente sea más poderosa aún de lo que él y esa mujer son.


-¿Cómo sabe que Veena sigue con vida?-pregunté.


-Yo no se lo dije, en aquel entonces si le decía que había sobrevivido, todos estaríamos muertos, por fallar.-respondió, noté que sentía culpa pero aún cuando la sintiera no dejaba de maltratar a mi mujer.-Así que le hice creer que había muerto junto con su familia, y que los cuerpos fueron quemados. Si sabe que Veena sigue con vida, no se enteró por mí.-Cruzó los brazos.-La cuestión aquí es cómo supiste lo de esa conspiración en contra de los Khalil, fuimos meticulosos.


   No le diría que Freyja fue quien me contó la verdad, para eso tendría que confesar una verdad que le negué a mi propia esposa.

   Freyja era su verdadera madre....

   Salí de allí enfadado por el horrendo comportamiento de mi padre en el pasado. Se perdieron muchas vidas inocentes para ensuciar el buen nombre de la familia Khalil, y muchas vidas de inocentes se vieron apagadas por una injusticia: fueron culpados por crímenes que no cometieron.

   Crímenes que fueron llevados a cabo por mi padre y muchos otros nobles sólo porque le temían a ese tal Issa. No me extrañaría que mi padre hiciera un trato con ese demonio.
   Issa quería ganar no sólo el trono egipcio, sino poder, inmortalidad.... Y ahora que sabe que Veena vive, vendrá a buscarla. Freyja la ha estado protegiendo, según dijo; debo hablar con ella nuevamente y contarle toda la verdad a Veena.

    Me encerré en mi estudio pensando en la forma de ocultar a Veena de Issa. Cuando mi hermano llegó le hablé de lo que pasó y de lo que estaba por pasar, y empecé a recordar mi niñez.

 Issa había estado en Austria antes, su nombre cada vez me era más y más conocido. Su rostro, su silbante voz... Y nuevamente sentí el mismo dolor de cabeza que días atrás me había asaltado, y por el que Veena se preocupó.
   Velkan me ayudó a llegar a mi habitación, podía oír esa voz silbante..... "No permitiré que llegues a Veena...."pensé. "Trata de impedirlo...." oí....
    Y aquel recuerdo se hizo más vivo: él salía del despacho de mi padre, su negro cabello, y piel morena. Esa mirada que me heló la sangre, recuerdo que quedé paralizado ante su oscura presencia; yo tenía once años, era un niño se impresionaba con todo. Tenía una vestimenta elegante, era un extranjero, venía de tierras lejanas, de grandes desiertos, sangre real corría por sus venas.


   

<<-Joven Muller.-susurró, estudiándome.-Tu enlace con mi niña está escrito, es interesante cómo actúa el destino, pero tengo el poder suficiente para impedir que tal enlace se lleve a cabo....>>


    Todo ocurrió como debía ocurrir creo yo, quiso matar a su hija para obtener ese supuesto poder que ella lleva consigo y en el camino evitar que nos encontráramos. No sé por qué; aquello que está escrito no puede borrarse por la mano de un simple hombre, porque eso era Issa para mí. 
  El destino siempre encuentra nuevos caminos para que aquellos que están "destinados a ser" se (re)conozcan. No sé qué era eso que estaba escrito, no sé qué habría pasado si las cosas se hubieran dado de otra manera, porque era obvio que Issa no veía venir ésta forma tan trágica en la que su hija y yo nos conocimos.

    Velkan dijo que prestaría su ayuda para proteger a Veena de quien quisiera dañarla. Y la madrugada en que decidí irme hablamos antes de subirme al carruaje.


-No confíes tanto en esa mujer, hermano. Creo que no deberías llevar a Veena con ella, al menos hasta que estemos seguros que Issa anda por aquí. ¿Cómo sabes que dice la verdad sobre ser la madre de tu esposa, y no es una trampa fraguada por el propio Issa?


-Tendré cuidado, mi deber es proteger a mi mujer de todo mal, Freyja no la verá aún. Tengo el presentimiento de que ese hombre ha puesto ojos en todas partes, debe estar esperando el mejor momento para atacar. Para entonces estaremos preparados.



         El domingo al anochecer llegué a casa, apenas entré Veena me saltó encima; un recibimiento como este, lleno de cariño, lleno de amor, lleno de mi niña.....

    La extrañé, y me hizo saber lo mucho que me echó de menos, no con palabras: en su abrazo sentí el latido de su corazón, y el sentimiento que compartíamos el uno por el otro. 

-¿Qué tienes?-preguntó, pues me había quedado observándola. Estudiando su rostro, sus labios, sus ojos como si fuese la primera o la última vez que veía a aquella deidad.


-Prometo amarte hasta el final de nuestras vidas, y en las vidas que están por venir. Porque esto es único, es infinita y jodidamente único; nuestro destino están tan enlazados que no hay diferencia entre uno y otro, que sin ti yo no.


     Sé que intuyó que algo andaba mal, no mentiré, yo tenía miedo.... Sí lo tenía, lo admito...

    Antes de que preguntara qué ocurría besé sus labios, robándole el alma en el proceso....