Spin-off

Spin-off

miércoles, 14 de enero de 2015

"(Tú) Mi Naturaleza....



Y (Yo) Tu Humanidad...."




     Hacía una tarde preciosa, para mí claro, adoro ver la lluvia caer....
     Desde el balcón observaba a la gente buscar refugio, y a la vez le esperaba. Con un tiempo como el que hacía llegué a suponer que no vendría, a mí que no me gusta hacer suposiciones.
  Hoy no tenía nada qué hacer, ni salidas, ni reuniones con la familia. Él lo sabía e insinuó que sería una perfecta ocasión para vernos, hacía semanas que no hablábamos salvo por uno que otro correo; a veces me sentía presa de todo esto tan nuevo para mí, he vivido mi corta vida a base de soledad. Estoy acostumbrada a andar sola, nunca tuve nada parecido a una relación estable, y no es que esto se le pareciera.... ¿Qué sé yo?.. Creo que los dos estamos aprendiendo, aunque él lleve experiencias a cuestas. Y un corazón oxidado, y en pedazos que yo he ido uniendo con paciencia....
   Conocerle fue la cosa más bonita que pasó en mi vida, llegó en el momento justo, cuando había dejado las maletas del Amor listas en la puerta... Me había abandonado a mi mundo en solitario, resignada a que nada como esto pasaría... No lo esperaba....

  Me había sumergido en mis pensamientos tanto así que sólo el sonido de una motocicleta consiguió traerme de vuelta a la realidad.


   Se estaba quitando el casco en ese momento y miraba hacia el balcón. Había aparcado al otro lado de la calle; me saludó con la mano, sonreí y entré al apartamento. Cuando hace ese tipo de apariciones en motocicleta me da risa, en una ocasión mencionó que lo hacía sólo porque a las chicas nos gustan los chicos malos en motocicleta y que intentaba seducirme de ese modo.... O hacerme reír en el intento. Lo segundo era más acertado, si bien los chicos malos suelen atraerme, él no tenía que aparentar serlo, porque ya de por sí la apariencia la tenía. Pero no fue lo que me llamó la atención de él.... 
   Había mucho más de por medio y al mismo tiempo nada.... Porque no sé con exactitud cómo consiguió y sigue logrando, conquistarme....
   Tal vez porque vio más dentro de mí de lo que nadie más ha podido.... 
    Vio algo en mí que yo aún no consigo ver...

   Abrió la puerta, yo estaba recargada en la pared y nada más verle entrar sentí mi corazón latir con fuerza... Su sonrisa torcida, traviesa... Sus ojos en los que me encuentro cada que me mira, ese modo tan suyo de mirarme....
   Soltó el casco y al mismo tiempo que un trueno retumbaba, me besó... Fue como si hubiese tomado el tiempo justo para hacerlo.. Su lengua rozaba la mía con lentitud, despacio y casi sin prisa... Escuché el sonido de sus llaves al caer... Me levantó en sus brazos, llevándome a la sala, y recorriendo todo el camino hasta mi dormitorio, pero no abrió la puerta... Allí afuera de la habitación me acorraló contra la pared...
  Me deshice de su chaqueta mientras sentía su boca en mi cuello, sus dientes marcándome, su sexo presionando en mi entrepierna, gemí al sentirlo así... Duro, dispuesto... 
   Me quitó la camisa y desabroché sus pantalones... Y hubo un momento, un escaso momento en el que nuestras miradas se (re)encontraron... 
   Apoyó su frente en la mía, y con su dedo índice delineó el contorno de mis labios....

-Nuestras almas se han visto tantas veces, ¿recuerdas el día en que coincidimos por primera vez?

-Sí, vi pasar los tiempos en que estuve entre tus brazos. Vi más allá de ti, como tú lo hiciste conmigo.... y sigues haciendo.

   Él sonrió, satisfecho.
   Mordió mi labio inferior, y luego el superior robando suspiros en el proceso....

-Este es uno de tantos encuentros, mi bien.... La vida es un instante, y a tu lado ese instante es eterno... Yo de ti....-Besó mi boca, y arrancó mis bragas....-Y tú de mí...

    La lluvia se había vuelto tempestad.... y lo sentí entrar....
    
    Era Enero... Una estación de tren... Una mirada que llevaba en sí muchas... Un libro olvidado.... 
    Yo, su Naturaleza, la impredecible, la hermosa y a la vez destructiva, la que existe y a la vez no, sin la destructiva y a la vez protectora... Humanidad... 
    Él, mi Humanidad.... El que me destruye y devuelve a la vida en cada (re)encuentro, que me protege a sabiendas que sé cuidarme sola... Mi complemento, esa otra mitad que jamás creí posible encontrar... 
   Pero yo lo (re)encontraba en cada mirada.... En cada beso... En cada caricia...
   Una vida no nos bastó.... Vivir(nos) una vida no nos era suficiente....