Spin-off

Spin-off

lunes, 30 de mayo de 2016

Irrompible(s)





 Nueva York, Estados Unidos

 Luna


    La mujer que respondía al nombre de Azana me incomodaba incluso sin hablarme. Ella y el guapo hombre que la acompañaba estaban como cuando los encontré, Azana sentada, y él de pie detrás de ella; me ponía nerviosa eso de que fueran ángeles, aún cuando Drako me había hablado al respecto y me había demostrado que deambulaban por ahí, no me podía creer que tuviera a dos aquí frente a mí, observándome como si yo fuese un espécimen raro.
   Me levanté y fui a la habitación donde Declan había llevado a Vit. Me hartó el estudio detallado que me hacían.
    Pasé por el cuarto donde yacía Faye. Seguía igual.
   Continué mi camino, sé que Declan subió con ella, tal vez la dejó en uno de los cuartos de huéspedes. Abrí dos puertas más después de la habitación de Drako, la encontré en la habitación de la segunda puerta que abrí. Era un cuarto de juegos con todos los juguetes infantiles que se pueda imaginar, ¿qué hace un cuarto de juegos en este apartamento?
    Vit estaba sentada en el suelo armando un rompecabezas. De todos los juguetes en aquella habitación, ella eligió aquél. Me senté a su lado, las cosas alrededor estaban en perfecto orden, salvo las piezas dispersas del rompecabezas. La niña tenía gran parte armado, era un paisaje invernal.

-Una vez le dije a tu tío que no me gustaban los rompecabezas-comenté. Fue la vez en que me enteré que el Viktor que yo conocí en mi niñez, era su padre-. Eres buena en esto.

-Yo armaba muchos con mi papá, mi papá me enseñó-dijo Vit-. Mi papá de pelo negro, y ojos café.

-¿Cómo?-Nick era rubio y de ojos azules, ¿a qué papá se refería?

-Mi otro papá-insistió Vit-. Tengo recuerdos-añadió, cogiendo otra pieza y poniéndola en su lugar-. Recuerdos de la tita Amanda.

   Contuve la respiración por un minuto, busqué en mis memorias la imagen de mi papá Gaspard, el hombre que se casó con mi madre y se encargó de mí y mi hermana. Él no solía armar rompecabezas con Amanda, y no tenía ojos café, sí el pelo negro.
  "Recuerdos de la tita Amanda..."
  Vit es su clon, ¿es posible que los recuerdos de la original se transmitan a la copia? Si es así, Vit está recordando a mi padre biológico.

-Caín-susurré.

   Vit sonrió.
  Preferí no hablarle de clonación humana, de lo que estaba experimentando. No lo hice porque ella parecía ser consciente de lo que le pasaba y se lo estaba tomando con calma, típico de mi hermana.
   Por lo que dijo sobre esos recuerdos de Amanda, ésta y nuestro padre biológico tenían una relación muy bonita.

-Tienes una hermana gemela, Luna-dijo, acaricié su rubio cabello-. Es muy bonita. ¿Puedo verla otra vez?

-Ven.-Me iba a poner de pie pero Vit me cogió de la mano-. ¿Qué pasa?

-Tengo que terminarlo, papá dijo que cuando empiece algo debo terminarlo.

   Me quedé allí, impresionada por sus palabras. 
  Amanda iría hasta las últimas consecuencias con lo que había iniciado. Me rodeé las piernas, y observé a Vit continuar su trabajo; cuando Bastian murió la ira y el odio me invadieron, debido a eso terminé pidiéndole a mi hermana que torturara a Viktor, y sé que de igual forma lo habría hecho, sin yo solicitárselo. Pero ahora que lo pienso en frío, hice mal, lo único que quería era salvarla de sí misma y en cambio la lancé más al fondo del abismo.

-Ya, ahora sí-dijo Vit. Se levantó y me tendió la mano.

   Es posible que la reunión con reprimenda incluida, finalizara. Sahar iría directo con Faye, y allí llevé a Vit; entramos a la habitación, Sahar entró desde el balcón y Vit corrió para abrazarla, algo que mi hermana no se esperaba. Lo gracioso de la escena fue ver cómo Sahar intentaba quitarse los brazos de Vit que le rodeaban la cintura. Su expresión era como de asco, como si Vit fuese un bicho raro.

-¿Esta cosa está entrenada?-preguntó.

-No es una cosa, Sahar, es una niña-le corregí, Vit se separó y Sahar dio un paso atrás-. Tú también lo fuiste alguna vez.

-No así.-Se sentó al borde de la cama donde Faye descansaba. 

   Vit fue con ella, miraba a Sahar y luego a la rubia que estaba en la cama. Sahar acarició el rostro de Faye, partía el alma verle así.
   Hace un momento se encontraba furiosa al punto de casi matar a Dec, y yo canalicé esa ira, tuve que contenerme. Me recorrió algo caliente bajo la piel, a punto estuve de lanzarme a ayudarla a golpear al hombre.
   
-¿Quién es ella?-preguntó la nena.

   Sahar me miró y luego a ella.

-Es mi....

-Espera-susurré, interrumpiéndola. Me agaché frente a Vit-. Cariño, ¿recuerdas que yo quería mucho, mucho a tu tío?

-Mucho, mucho-asintió, sonriendo.

-Mira, ella es Faye-señalé a la rubia-. Y es una persona muy especial para Sahar, como tu tío lo fue para mí.

   Vit se quedó en silencio, noté que fijó la mirada en la mano de Sahar que tenía sujeta la de Faye.
    
-Entiendo.-Le extendió la mano a Sahar, ésta frunció el ceño, le extrañó el gesto de Vit. Al final la cogió-. Es muy bonita-le dijo la niña-. En mi colegio hay una niña que tiene dos papás-comentó, dirigiéndose a mí después de que Sahar la soltara-. ¿Es amor, Luna?

-Sí cariño, es amor-sonreí por lo tierna que me resultaba. 

   Me abrazó, correspondí con fuerza. Era un pedacito de Amanda, y un pedacito de Bastian considerando que es su sobrina, que hay una mezcla de adn en ella. 
   Nos quedamos un rato más con Sahar, había sido un día muy largo. Ella había venido a verme y todo terminó en un caos a causa de la locura en la que Matthew Carlysle había sumido a Nueva York, las sirenas de las ambulancias y patrullas aún podían escucharse, además del sonido de helicópteros sobrevolando la ciudad.
   Ya había anochecido cuando Amanda se unió a nosotras para decirnos que la cena estaba servida.

-¿Te piensas quedar esta noche?-le pregunté.

-Sí, de hecho me quedaré en la ciudad, cambié de opinión.-Me guiñó un ojo.

-¿Por qué?-dijo Sahar, entrecerrando los ojos
     

     Amanda leyó la misma pregunta en mi rostro, y resopló.

-Papá está aquí-confesó.

-¡¿Ah, sí?!-saltó Sahar, encaminándose a la puerta.

-Tienes que tranquilizarte-le dijo Amanda, alcanzándola antes de que lograra salir-. Sé que quieres hacerle pagar lo que intentó hacerle a Faye con ésta maldita misión, pero debes actuar con calma, tal y como eres tú, cielo. Estás enfadada, pero en caliente sólo lograrás herirte, piensa primero, actúa después. Por ahora, necesitamos estar de su lado y no en contra.

   Sahar cruzó los brazos.

-Vayamos al comedor, nos están esperando-continuó Amanda-. Admito que no quería que lo vieras-dijo en mi dirección-, pero es mejor hacer esto y no retrasar lo inevitable.

    Eso me puso nerviosa, sentí la mano de Vit apretando la mía. Y Amanda dio unos pasos hacia mí, me abrazó.



-Ha sido un día muy duro-susurró-. Días en realidad, pero intentemos que esto salga bien, ¿vale?-Besó mi frente-. Fuera el mundo es un caos, de estas cosas quería cuidarte, hagamos un intento de llevar la fiesta en paz con él.

-Tú eres la primera en no querer mantener una relación con él, ¿qué cambió?-Sahar nos estudiaba con la mirada, desde la puerta. La vi bajar la mirada con algo de amargura; el trato de Amanda para conmigo no era diferente del que tenía con ella, pero sí había más cercanía entre nosotras. Amanda y yo pasamos por mucho juntas.

-Hay cosas que terminan uniendo hasta a los peores enemigos. Vamos.

   Sahar refunfuñó algo como que no quería salir de allí, y fingir llevarse bien con nuestro padre. Amanda la cogió del brazo y la llevó a rastras, siempre podía regresar con Faye cuando terminara la cena. También dijo que Azana y su acompañante se quedarían, así que seguro será interesante comer todos juntos.
   En el comedor nos esperaban ya todos sentados, paseé la mirada desde Azana, pasando por su marido, y situándome en el hombre que estaba a la cabecera. Drako y Declan no se encontraban allí, sólo seríamos nosotros.
   Volviendo a aquél hombre, su fino rostro tenía rasgos duros, unos oscuros y amables ojos se iluminaron al verme. Sonrió, e hizo un ademán para que tomara asiento a su diestra, Amanda se apresuró a decirle que yo me sentaría a su lado. La dejó salirse con la suya.

  No sé explicar lo que sentí al verle, era la primera vez. Él era mi padre biológico, el hombre al que Amanda maldecía por dejarnos solas, por abandonar a nuestra madre, por no protegernos. Miré a Vit sentada a mi izquierda. También era el hombre al que mi hermana amaba, su padre, el que le enseñó a armar rompecabezas, el que jugaba con ella, el que le enseñó que debía llevar las cosas que había empezado, hasta el final.
   
-Toda la familia reunida-dijo Caín, una gran sonrisa acompañó el comentario. Era muy joven, podía pasar por la edad de Amanda-. Mis hijas, mi prima y su marido, y....-Se fijó en Vit, ésta levantó la mano y lo saludó-. Vaya criaturita, no me digas que es la aberración de Viktor Strauss. 

-No la llames así-dijimos Amanda, Sahar y yo al unísono. Fue raro.

-Vale. Sí que le salió bien, para ser una copia tuya se parece a ti, con algunos rasgos que la hacen diferente. Pero consigo verte, mi arima.

   Amanda puso los ojos en blanco, era evidente que no soportaba la idea de estar allí compartiendo con él. Reprimí una carcajada, el gesto en ella, era divertido.


-Volviendo a lo de "prima"....-dije, cambiando el tema.

-Azana es mi prima, su padre es hermano del mío....

-Hace falta Vadhir, entonces tu comentario sobre toda la familia reunida tendría sentido-terció Sahar.

-¿Cómo estás, Luna?-preguntó él, ignorando a Sahar.

   Recorrí con los ojos a los asistentes a aquella velada, nadie había probado bocado, excepto Caín.

-Preocupada, pero intentando estar alerta al mismo tiempo-respondí.

-No esperaba otra cosa, con eso de que Amanda te ha arrastrado a su torbellino....

-Te prohíbo que digas esas cosas, el único que ha faltado has sido tú-solté, tras el golpe de Sahar a la mesa. 

   Y la tensión llenó el salón comedor, hasta las luces parpadearon.

-Tú no sabes del camino que Ame y yo hemos recorrido....

-No caigas en provocaciones, Luna-dijo Amanda, apretando mi mano. Cogió su copa de vino, y dio un sorbo-. Sólo quiere ver que tan frágil es nuestra relación, te está probando.

-Pues que lo haga, tú y yo hemos estado unidas por mucho tiempo, él no puede venir de buenas a primeras a decir que tú me arrastraste a todo esto, cuando hemos estado en este maldito torbellino juntas y él no estiró su mano para alcanzar las nuestras y salvarnos. Podías hacerlo, y no lo hiciste.

-Hay prioridades, Luna....

-Tus hijas son prioridad, primero que todo lo demás. Así debería ser.

-No conoces a tu hermana como la conozco yo, pienso que te ha traído problemas.

-¡¿Qué estás haciendo?!-exclamó Amanda-. ¿Me estás emboscando acaso? Se supone que venías en paz.

-Es un tema de conversación, sólo eso.

  Claro, echarle tierra a Amanda era un excelente tema de conversación.
    Azana y su marido se sintieron incómodos, intentaron levantarse pero Caín les dijo que no era necesario. A mí no me parecía correcto que ellos presenciaran la discusión, por mucha familia que sean.

-Tienes razón-dije-. No conozco a mi hermana como tú, sino mejor.
A ti sí que no te conozco.-Vi sus ojos cambiar de color, como le había pasado a Sahar antes cuando estaba debatiéndose entre sanar a Faye o no, y se enfadó con Drako. Esta vez no retrocedí, no sentí miedo-. Has vivido siglos bajo tantos nombres, eres conocido de distintas formas, y de ninguna en particular porque nadie conoce quién eres en verdad. Pero yo no te conocí de la única forma en la que en realidad importaba, papá.-Me levanté de la mesa sin comer nada-. No vas a conseguir enemistarnos si es lo que intentas, Amanda y yo estamos muy unidas como para caer en tus manipulaciones. Esto que tenemos es irrompible, si no han podido con nosotras los que llevan los hilos del mundo, ¿qué te hace pensar que tú sí nos romperás?






8 comentarios:

  1. Una cena bastante condimentada. Creo que nadie hará bien la digestión. Pero tú has dejado una entrada impecable... El desarrollo de los diálogos... Genial, Ivel.
    Te felicito una vez más, bonita.

    Mil besitos y feliz lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amanda iba con toda la intención de ser pacífica, y Caín comenzó a provocar. Malo, malo... Me gustó eso de que nadie hará bien la digestión xDD

      Gracias, mi Aurora, ustedes hacen que ponga todo mi empeño en cada capítulo :)
      Gracias por estar...

      Besazos, bonica... Feliz Lunes para ti ;)

      Eliminar
  2. Me robaron el comentario. Pienso lo mismo. Una cena familiar muy incómoda, con el agregado de que uno de los presentes es Caín. Que bien se le plantó Luna. ¿Que es eso de fomentar discordias habiendo estado ausente cuando se lo necesitaba? Y es curioso que alguna vez haya sido tan paternal con Amanda, lo que está en los recuerdos de Vit. Personaje que tiene una notable inteligencia emocional para comprender lo de Sahar y Faye.
    Esta historia merece editarse como libro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luna es incapaz de quedarse callada cuando le hablan mal de una de las personas a la que más quiere en este mundo; como dices, hizo bien en plantarle cara a su padre que para ella no es más que un desconocido.
      Sí, Caín fue muy cercano a Amanda, es su primogénita y en ella ve a una digna contrincante, una líder. Eran muy unidos y por eso su abandono afectó de un modo tan profundo a Amanda, haciéndola desconfiar de quien diga amarla. De la relación Amanda-Caín hay un pasado muy bonito, con un presente amargo.... Y no sigo hablando que me voy de spoilers xD
      Vit es muy lista, sí ;)

      Ojalá, es lo que me gustaría, un libro. Y trabajo en ello desde que la empecé, viendo cada detalle, corrigiendo lo que haya que corregir.... La primera parte está en wattpad... En fin.

      Muchos besos, amigo ;)

      Eliminar
  3. Se puede visionar la escena, la tensión creada, las miradas…incluso el golpe en la mesa…. Y las tres diciendo al unísono lo de que no la llamara aberración...

    Sigue tensándose la cuerda… Me encanta, Ivel!

    Mil Bsoss, amiga… Y muy feliz semana!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que puedas ver la escena, mi Gine. Es un regalo de inicio de semana para mí saber que se meten en lo relatado como si estuviesen allí, acompañando a los personajes como un personaje más :)

      Sí, sigue tensándose. Me encanta que te encante, preciosa!! ;)
      Muchos besos para ti, querida amiga. Feliz semana.

      Eliminar
  4. Mérito de un buen contador de historias es saber transmitir lo que cuenta con realidad y que en este caso el lector vaya recreando lo leído. Yo también lo hago y las imágenes ayudan incluso a ponerle rostro a los personajes. Allí está su arte señorita escritora.

    Besos dulces y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonrío, sólo sonrío, Poeta :)

      Besos :*********

      Eliminar