Spin-off

Spin-off

miércoles, 11 de diciembre de 2013

II

  Se quedó unos minutos en la cama disfrutando el silencio; él se había marchado muy temprano sin despedirse. Era mejor así ¿no? 
    Ella se decía que sí, aunque era la estupidez más grande pues volvería a verlo al anochecer en la fiesta de la playa que realizaría Lucía. Amiga en común que le había advertido como era él de ligador. 
    "Lo noté, gracias."
      Cerró los ojos e hizo una remembranza de la noche anterior. 
 
   Se había metido a la ducha con él; ¿que, del dicho al hecho hay mucho trecho? Ella sabía muy bien cuándo cumplir su palabra.
 
  Sonrió recordando su cuerpo desnudo. Las prendas que ella se había preocupado por quitar con tanta lentitud quedaron dispersas en el piso del cuarto de baño; estuvieron bajo la regadera besándose tan sólo. La noche parecía estar en complicidad pues las pocas horas que quedaban para que amaneciera pasaban muy lento....
    Él la había apoyado con brusquedad contra la pared, sonrió al oírla gemir cuando entró en ella....

"I let it fall, my heart..."


    La canción la trajo de regreso a la realidad, su respiración se había entrecortado ante el recuerdo, notó que ya no llevaba la sábana encima. Se sentó en la cama y cogió el móvil que seguía sonando.

-Cierra el pico, Adele.-murmuró. Cuando vio el identificador de llamadas resopló. ¿Debía contestar? Vale-. ¿Qué?

-Tu nivel de bordeozidad te supera cada vez, cielito.-comentó con sorna.

-Esa palabra es inexistente.

-Tú si puedes inventar palabras ¿no? Tienes ése monopolio.

  ¿Tenía que ser tan idiota?

-¿Qué quieres?

-Te acabas de levant...

-Te acabas de ir ¿por qué llamas? No debes hacerlo.

   Podía imaginarlo rodando los ojos.
   El móvil lanzó un pitido.

-Tengo una llamada en espera, cuelga.

-Tú primero....

  La chica colgó. Sabía que él lo hacía por fastidiar.

-Dime.-Saltó de la cama, salió del dormitorio y se dirigió a la cocina. 

   Cuando estaba sola se paseaba por la casa desnuda, se sentía tan segura que incluso salía al balcón muy temprano en la mañana. Si alguien la veía le sabía igual; era una de las formas en que se relajaba. ¡Y vaya forma!
   
    Del otro lado del auricular le estaban llamando la atención, lo apartó un poco.

-No seas histérica, te dije que me distraje en otra cosa y se me olvidó. Voy en camino.

-Sé lo que eso significa.-gruñó la chica con la que hablaba.

-Significa que voy en camino, Leyla.

   Colgó y salió a ducharse. 




***  


     Si ganara un dólar por las veces que he oído eso sería millonaria.
     Se marcha sin despedirse, huyendo de no sé qué porque aún no aprende que debe hablar con alguien cuando se siente mal. Siempre le digo que guardarse las cosas no es sano, ella simplemente no quiere ser una carga para nadie.
   Niña idiota.
    El aeropuerto, atestado de gente que llega y gente que se va. Si estoy aquí es porque me preocupa lo que esté haciendo, y lo bueno es que hablé con su amiga y me lanzó el dato. 
   ¿Portland? 
   ¿Por qué, monstruito? Eliges un lugar cualquiera en el mapa y allí vas. Pero de todos los lugares, por qué elegiste volver aquí.

-Aquí estoy.-me susurran al oído. Sonrío, y doy media vuelta.

-Como no te gustan los abrazos te daré la mano.-digo, extendiendosela.

-Mejor dame un beso y pongamos incómoda a la gente.

  Reí y apenas rocé sus labios.
   Algunos sí nos miraron como si miraran mierda.
   Ella rió complacida, y le mostró la lengua a una vieja mientras hacia rodar mí maleta.
    Al salir vi un mercedes benz negro estacionado. La miré, pensé que vendría en táxi.

-¿De dónde sacaste esto?-le pregunto.

-Me lo prestaron.

-Eso se traduce en que: Cogiste las llaves sin el permiso del dueño.-Se encogió de hombros y metió la maleta en el asiento trasero-. No pierdes la costumbre.

  Al estar dentro, pone el coche en marcha y le sube volumen a la radio. Aunque no lo suficiente como para evitar que se escuchara el sonido de su móvil.
     Aparcó a un lado de la carretera, noté su reacción al ver quien era.

-Un momento.-sonrió y salió del coche.

   Cuando contestó se metió una mano en el bolsillo de su chaqueta, luego la sacó y se la pasó por su negra cabellera. Estaba discutiendo con alguien.
     Al terminar se quedó unos minutos afuera. Hizo lo que siempre hace cuando termina de discutir, cerró los ojos y dio la espalda para que no la viera. 
   Volvió al auto, apagó el móvil y me guiñó un ojo.

-¿Pasó algo malo? ¿Fue el dueño del auto, no?

-No, el auto es de Lucía, sí debe estar fúrica pero no era ella.-La miré esperando una respuesta.-No es importante.

   Y ahí acababa todo: "No es importante".
    Si Ivel no se comportaba así, no era Ivel.




L....
   


6 comentarios:

  1. ME QUEDÉ INTRIGADO... HAY MÁS??'
    UN BESAZO IVEL!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo jajaja A ver si me llega más inspiración :)

      Besos, Lord!!!!

      Eliminar
  2. Pues Ivel es idiota ;)
    No puedo recriminar, yo soy igual. ¿Qué se puede hacer? Nada, quien nace así, se debe amar así.
    Yo también espero que sigas. El encuentro con ese hombre me ha intrigado jajaja

    Un besito amor, tqq! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, soy idiota...digo: Es IDIOTA xDD
      Oh, mí cielo, a ver cómo continúo... Es que ando a ciegas jajaja

      Otro besito para ti amor, tqqq


      Eliminar
  3. Me uno al club de los que esperan más! Ha estado genial, y se me ha pasado volando! ^^
    Siento no comentar tan a menudo como me gustaría, me paso a leerte, tengo que dejarlo a medias, vuelvo... Vengo y voy y ya no sé ni cuándo comento T_T
    Pero me ha encantado esta entrada, como todas las demás, esa forma tan tuya de escribir, que en seguida hace que me meta dentro de la historia y se me pase la lectura como ya dije: volando!
    Un besazo bonita!! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que puedes comentar y ponerte al día cuando puedas, corazona n.n
      Gracias siempre por tus palabras :)

      Muchos besos!!!!

      Eliminar