Spin-off

Spin-off

lunes, 1 de agosto de 2016

Confrontación



Castillo Renacer, Reino Unido
Sahar

-Tomen algunas cosas, suficiente alimento, porque se marchan de este lugar-sentencié, entrando a la estancia con una daga en la mano, después de pasar cinco horas encerrada en el estudio a solas. Aquellas criaturas no habían logrado traspasar el anillo de fuego que rodeaba Renacer, noté que ni siquiera podían sobrepasarlo.

    Vadhir se negó mientras Paloma asentía y salía de aquella habitación.

-No puedo dejar que lo hagas sola....

-Khal-llamé. El hombre entró-. Prepara a nuestros hombres, necesito que estén formados afuera a la brevedad-ordené con la mirada fija en mi hermano y jugueteando con la daga, apenas Khal salió me dirigí a Vadhir-. Llevo años entrenando, tú llevas años dormido, yo no puedo morir, una estocada y te mueres, ¿vas entendiendo? Te necesito fuera, a ti, a la joven avecilla, y a la pequeña Bestia.

-No, Sahar. Y como tu hermano mayor....

-Yo estoy a cargo aquí-le interrumpí, levantando la voz no a modo de grito sino con autoridad-, mis órdenes se respetan, eres mayor por unos minutos pero hoy vas a hacer lo que yo diga, ¿he hablado claro?

-Sahar...

-¿He hablado claro?-repetí. Vadhir asintió, conteniendo las ganas de refutarme-. Intento protegerles, eso sería lo correcto, ¿o me equivoco?

-No, estás actuando como lo haría una líder, y no puedo estar más orgulloso-dijo Vadhir.

  Paloma entró acompañada de Vit, la primera llevaba un bolso al hombro. Detrás entró Khal informándome que todo estaba listo.   

-Perfecto, tomen las catacumbas. Khal, escóltalos, quiero que los mantengas con vida de ser preciso da la tuya....

-Sahar, por favor-dijeron Vadhir y Paloma a un tiempo.

-Protégelos como si de mí se tratara-continué, ignorando a mi hermano y a la chica Strauss-. Ellos, soy yo.

    De la facción de assassins que estaba bajo mi mando, Khal era mi mejor guerrero y mano derecha-antes de la llegada de Faye-. Poner a mi hermano, a Vit y a Paloma en sus manos significaba depositar mi absoluta confianza en él, y no suelo fiarme de nadie.

-Dante los acompañará-dijo Ivel, rompiendo el silencio. Había estado observando por la ventana, pero sabía que su atención se hallaba puesta en nosotros, en mí-. Por precaución-agregó al ver que Vadhir la observaba-, no me arriesgaré a que alguien los ataque en cuanto salgan a la superficie. Dante irá con ustedes, si estás de acuerdo-dijo en mi dirección.

-Lo que mejor te parezca.-Le resté importancia y caminé hacia la ventana, ella se acercó a la pelirroja, noté que ésta al oír lo que Ivel dijo, se puso tensa. Creo que la idea no le pareció. 

    Me distraje viendo a mis formados assassins en la explanada y quienes esperaban muy quietos al otro lado del fuego que repentinamente había adquirido un color azul.
    Sentí una manita apretando la mía y volví mi atención a la estancia, Vit se abrazó a mi cintura. Quise quitarla, miré a Paloma en busca de ayuda pero la muy sinvergüenza negó con la cabeza y sonrió.

-¿Volveremos a vernos, Sahar?-preguntó, me arrodillé ante ella. Hasta ahora tal gesto sólo lo hacía con Faye, cuando quería demostrarle respeto y con mi padre cuando era más chica, por lo mismo-. ¿Volveremos a vernos, y a Faye?

    Su manita en mi mejilla. 
    Faye no lo ha mencionado, es posible que no haya querido pensar en eso siquiera, pero yo le di el arma con la que asesinó al padre de esta niña. En el fondo debía sentirse responsable.

-Volveremos a vernos, los alcanzaré muy pronto. Y Faye se reunirá con nosotras, Bestiecilla.-Le di un toquecito en la nariz con el dedo índice, Vit rió.

-Bestoj-le oí murmurar a Ivel, mirando a la niña-. Homfarita eksperimento.-Se encontró con mi mirada, la ligera sonrisa en sus labios me enervó.

    Me acerqué a ella a una velocidad medida porque tanto a la pelirroja como a Khal les dio chance de interponerse, la primera para proteger a su Ama de mí, y él para protegerme de la pelirroja.

Ŝi ne iam nomas tiel!-exclamé, diciéndole que no volviera a llamar a Vit "Experimento hecho por el hombre"-. Te lo advierto.-Vadhir se aproximó diciendo que me calmara y lanzándole una aprensiva mirada a Ivel-. Estoy bien, estoy bien. Deben marcharse, ya.

-¿Segura que vas a estar bien? Ese arranque...

-Me controlaré en lo que a ella respecta.-Ivel observaba a Vit-. Son los de afuera los que deben tener mi atención, y muchos arranques así. Imaginaré el rostro de esa perra en cada uno.

    Después de convencer a Vadhir que los alcanzaría en cuanto termináramos, se fueron. 
    Me mantuve cerca de la ventana, Ivel se unió a mí.

-¿Cuántos Príncipes, Duques, Marqueses, se encuentran entre ellos?-inquirí, intentando percibirlos.

-Hay dos Príncipes, el resto son de baja categoría pero igual de peligrosos-respondió.

-Debemos mantenerlos aquí. Destruirlos aquí.

-Y eso haremos-sonrió-. Lamento lo que dije de la niña, es sólo que no apruebo la clonación humana.-Volvió la vista a lo que nos esperaba afuera-. ¿Estás conmigo, Sahar?

    Me dirigí hacia la puerta, ella me siguió.

-Vamos a patear algunos culos-dije, volviéndome y lanzando la daga por la ventana. Sé que di en uno de ellos porque se escucharon vítores.

    Y cuando nos vimos afuera mis assassins bajaron la cabeza en señal de respeto, caminamos entre ellos hasta llegar al frente. 
    Ivel hizo aparecer una espada en su mano, era negra hasta la empuñadura.

-Domenoj, un regalo de mi padre. Celestes Armilo.

-Arma celestial, supongo que es de las pocas que existen.-Asintió.

-Buena puntería por cierto-comentó al divisar a través del fuego un cadáver delante del grupo que teníamos enfrente-. Están usando cuerpos humanos, dejaron los suyos en algún lugar. Todos menos los Reĝidoz.-Recorrió las filas con la mirada en busca de los Príncipes-. Que tus hombres estén preparados, el fuego se apagará en cualquier momento, la energía espiritual de este mundo está padeciendo a causa de tanta depravación.-Cerró los ojos con la cara hacia el cielo.

    Me volví hacia mis assassins

-¡Este día se inicia la batalla más importante de vuestras vidas! ¡No es contra la carne, siempre ha sido contra algo más!-exclamé-. ¡Atacan nuestro espíritu desde el principio! ¡Han querido arrebatarnos nuestros dones, cuando fuimos hechos a imagen y semejanza de un Dios! ¡Quieren someternos, haciéndonos ignorantes, escondiendo verdades! ¡Pero no dejaremos que lleguen a más!

     Todos levantaron sus espadas.
   
-¡Por vuestras familias! ¡Por vuestras Almas!-Me volví, el fuego disminuía-. ¡Por el mundo que es vuestro por derecho!

    El fuego se apagó.
   Ellos avanzaron, primero despacio y a medida que se acortaba la distancia empezaron a correr. Mis assassins fueron al encuentro del enemigo, desenvainé mi espada notando que los dos Príncipes no se movían, habían bajado sus capuchas y se quedaron viendo el enfrentamiento de nuestros respectivos guerreros.

-¿Por qué no se mueven?-le pregunté a Ivel.

   En ese segundo ambos hombres desaparecieron de mi vista.

-Porque vinimos por ustedes-susurró uno de ellos a mi oído, acto
seguido me atacó y logré bloquearlo con mi espada-. La mujer conocida como la Espada de Caín, una de sus preciosas hijas. Me agrada lo que veo, eres follabl...

-¡Concéntrate, Asmodeo!-exclamó el que se enfrentaba a Ivel.

   Asmodeo mostró una sonrisa llena de morbo. El rojo color de sus ojos brillaba con el mismo morbo, tenía el pelo largo, y un ligero rastro de barba cubría su rostro; su piel era muy pálida, pude notar eso en ambos. La única diferencia entre los dos, era el pelo corto y negro del otro, y la fina faz que exhibía, sumado a su porte aristocrático; aquél tomaba las cosas en serio, éste sólo coqueteaba con el peligro.
   Las flechas disparadas desde las torres de Renacer daban en el blanco, pero vi que llevábamos algunas bajas, ellos eran demonios en cuerpos humanos. Mis fuerzas los enfrentaban con todo lo aprendido en Providencia, pero parecía no ser suficiente. Herí a Asmodeo en su pierna izquierda y me apresuré a ayudarles. 
   Al girarme para cortar la cabeza de uno de sus soldados, vi a Ivel enterrar su espada en el suelo lo que provocó una onda expansiva que hizo volar tanto a los Príncipes como a sus soldados.
   Por un lapso de tiempo parecía que habíamos ganado, no se movían.

-¿Ganamos?-dije cuando la chica se acercó-. ¿Por qué no lo usaste antes?

-Porque intuía que algo iba a salir mal, mira.-Volvían a levantarse-. Eso no debería pasar, están en cuerpos humanos, deberían estar muertos.

   Empuñé con fuerza mi arma.

-¿En serio, Ivel?-se burló el Príncipe moreno-. ¿Domenoj?¿Crees que no tenemos la forma de evitar tu hermosa espada? Serĉu la perfidulo en la Domo de Eloah.
-No hay traidores en la Casa de Eloah, Amon-dijo Ivel con rabia.

-Venceremos porque tenemos ayuda, no sólo de los humanos que han pactado con nosotros, sino de alguien que poco a poco se está volviendo superior.-Miró hacia el cielo-. Ni gajnis Assiah.   

    Una gota roja cayó a mis pies, imité a Amon, miré el cielo. Empezaba a nublarse, y una tras una gotas rojas fueron cayendo.
    Todos empezaban a preguntarse qué pasaba.

Ni gajnis Assiah! ¡Ni gajnis Assiah! ¡Ni gajnis Assiah!-gritaban las legiones de los Príncipes.

    Ganamos Assiah. Ganamos Assiah.

-No lo permitiré, no es mi voluntad, no es la voluntad de mi padre. Ataquen.

    Avanzamos con la lluvia de sangre cayendo sobre nosotros, alguno de ellos había hecho que pasara, probablemente una forma para manipular al mundo y seguir metiéndole miedo a la gente con el asunto de la fe, y la religón, porque podía asegurar que ésta lluvia no caía sólo en este campo.
     Amon y Asmodeo se miraron y sonrieron. Miré a Ivel, ésta asintió.

-Aquí te espero, hija de Caín-dijo Amon.
 
     





9 comentarios:

  1. Toda una líder, sin descuidar lo emotivo, siendo capaz de defender a Vit, no permitiendo incluso que la descalifiquen. Que acción que tiene tu historia. Creo que sus enemigos deberían temerla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente Sahar.... ;)

      Un abrazo fuertote para ti, Demiurgo...

      Eliminar
  2. Querida mía, no baja la intensidad. He podido verles y escuchar las voces al mismo tiempo, redactas de manera impoluta, Ivel, y lo que más agradezco a titulo personal es tu manera de traducir sutilmente, gracias.

    Te felicito, preciosa.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que la intensidad se mantiene a estas alturas, y que hayas logrado ver y escuchar lo que aquí se narra :)
      Muchas Gracias, Aurora, hago mi mayor esfuerzo siempre pensando en ustedes que me leen.
      Y la traducción, uy qué bueno que he logrado que se vea sutil y no forzada; es esperanto, o un intento de él, he estado tomando clases, me gusta mucho. Aunque me he tomado la osadía de darle un giro a ese idioma, y también crear uno especial para la próxima historia, aunque los giros en el esperanto permanecerán... :)

      Gracias, hermosa mía...
      Mil besitos pa'ti!!!!!

      Eliminar
    2. Danke, Aurora...(Gracias, Aurora)..
      Kisoj(Besos)... :******* ;)

      Eliminar
  3. Que arenga de Sahar, sin duda toda una líder, una guerrera y además, cómo fue que dijo el caballero aquel? :D

    Kiso dolĉa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Sahar no deja de impresionarme, y con respecto a lo que dijo el caballero, no se equivoca. De ello puedo dar fe ;) Shhhh, que hayas disfrutado la foto. Kisoj, V.."

      Para su admirador...
      Y por cierto, Poeta al que respeta y admira ;)

      Kisoj, Dulce... :****

      Eliminar
    2. Mensaje para Faye: Has estado de cumpleaños como yo? y no dudo que Sahar esté así de bien, y creo que tú no te quedas atrás. ;) Kisoj dolĉa

      Eliminar
    3. Seguro a Sahar le caigo muy bien también. Un placer Faye y gracias por tu fotografía que me enviaste, la tengo en buen sitio ;) Kisoj dolĉa Vesper.

      Eliminar